Agentes de Conservación pertenecientes al cuerpo de Guardas Ambientales ubicados en el Área Natural Protegida  “Caleta de los Loros-Pozo Salado-Punta Mejillón”, acudieron al rescate de un ejemplar juvenil de lobo marino de un pelo (Otaria flavescens) que se encontraba en las playas de Bahía Creek, por fuera de los límites del área protegida.
La acción fue coordinada con Áreas Protegidas y Fauna de la provincia.
El animal tenía clavado un anzuelo en la boca junto con una madre de pesca,  encontrándose a unos 100 metros de la costa.
Desde los organismos provinciales se agradeció “a la gente del hostel Refugio Perdido por la colaboración en el aviso y rescate del lobito”.
- Publicidad -