El prestigioso Estudio Jurídico Ibarrolaza y Asociados de Viedma pone de relieve con un estilo muy particular lo sucedido con un joven trabajador, esposo y papá, asesinado en San Javier
“Un joven que nació hace 22 años y el domingo 24 de julio de 2022, Carlos Luján, un comerciante de San Javier, decidió arrebatarle su vida a cuchillazos. Fueron tantos y tan certeros, que su vida se fue en pocos minutos. Su esposa y un amigo, ni siquiera pudieron despedirse. Mientras, su asesino, los miraba desde adentro de su carnicería. Había logrado su cometido!
Mariano, junto a su esposa Celeste vivían en la localidad de Hilario Ascasubi y hace apenas un año, decidieron emigrar a otra pequeña localidad, llamada Fuerte de San Javier, a escasos 20km de Viedma, capital de la Provincia de Río Negro.
Aquella decisión de buscar un mejor destino económico para ellos y su pequeño hijo, fue tedioso y sacrificado. Para ese objetivo inicial, la joven pareja vendió su televisor y su cama. Con esos escasos $35.000 llegaron a San Javier en donde comenzarían a trabajar en la temporada de cosecha de cebolla. Días lluviosos, viento, sol radiante y una vivienda que apenas los acogía sin servicios básicos, fueron el desafío de estos jóvenes por proyectar un futuro mejor.
 En esta época, en donde se habla de “planeros”, “jóvenes perdidos”, “droga”, “alcohol”, estos dos jóvenes sabían que la construcción de su futuro era con trabajo digno y sacrificado, en el medio del campo, a la hora que sea y con la paga que sea.
En el corto tiempo que estuvieron en San Javier, pensaron en comprar un terreno y hacer su casita. Los precios, para el trabajo que realizaban, eran muy altos. Por ello, decidieron seguir ahorrando, comprarse algunas cosas para estar más cómodos y quizás en un futuro, podían llegar a adquirir su propia casa. Otra vez, en estos tiempos de que no importa la propiedad privada y se usurpan terrenos en todos lados, Mariano era distinto o sencillamente como la mayoría de los Argentinos que creemos en el trabajo, esfuerzo y sacrificio para obtener las cosas.
Si, por que Mariano no es hijo de un político ni de un empresario, como muchos de nosotros no lo somos. Mariano solo quería trabajar y tener un futuro mejor. ¿Cuántos de nosotros se alejó de su familia a los 22 años a trabajar? A 300, 400 o 2000 km de distancia. Supongo que no son la mayoría.
Apenas 22 años, toda una vida por delante y lo “matan como a un perro”. ¿Por qué? es la repuesta que nos mantiene en vilo y quizás nada nos satisfaga y nada nos devuelva la vida del joven.
Nosotros, le prometimos a la familia que vamos a buscar Justicia. Justicia penal y Justicia social. A quienes lo conocían, no hace falta decirles nada. A quienes no, sólo le pedimos respeto por la familia y si les interesa, pueden acercarse a conocer quién era Mariano y su historia de vida.
Ibarrolaza Mayor & Asociados
Abogados y Consultores
- Publicidad -