Azul Rodeja quiere ser payamédica.

A la joven viedmense, que nació con Síndrome de Williams, le brillan los ojos cada vez que los ve.

Es que con alegría, mucha energía y color, la han ayudado a transitar sus días más duros.

Durante la última Sesión Ordinaria, Azul y los payamédicos se encontraron en el Deliberante por dos iniciativas que los unen.

El cuerpo legislativo municipal destacó la tarea de la Asociación Civil Payamédicos y aprobó la ordenanza que instituye la última semana de mayo como “La semana de Síndrome de Williams”. Ambas propuestas fueron votadas de manera unánime por el Deliberante.

“La misión de los payamédicos es contribuir a la salud emocional de la persona hospitalizada, desdramatizando con amor, cariño y solidaridad la situación de los pacientes”, manifestó la concejala Vanessa Cacho Devincenzi, autora del proyecto.
La Asociación Civil Payamédicos, una ONG sin fines de lucro fundada en 2002 por el Dr. José Pellucchi, “planifica y realiza sus actividades con un amor incalculable”, finalizó.

Por otro lado, el proyecto que instituye la última semana de mayo como la de Síndrome de Williams, del cual es autora la concejala Roberta Scavo –de Juntos por el Cambio-, manifiesta la importancia de adherir a la Ley 5541, “que busca institucionalizar y poder visibilizar la afección”, señaló la edil.

Al respecto, Juliana Vargas, madre de Azul Rodeja, agradeció el acompañamiento mediante esta iniciativa: “Para nosotros como familia, esto es súper importante, porque cuando nació Azul todo era incertidumbre. Ni los médicos sabían qué era lo que pasaba. Hasta que pudimos dar con el diagnóstico y, gracias a eso, Azul está así: llena de alegría”.

Azul también compartió sus emociones en el recinto y agradeció la presencia de los “Payas” -como le gusta nombrarlos-: “Son pura alegría y me hicieron feliz todos los días cuando andaba de mal humor”.

Llena de alegría, antes de finalizar, manifestó su deseo de poder un día llegar a ser una Payamédica.

- Publicidad -