Integrantes de la Comunidad de las parroquias Virgen Misionera y San Nicolás de Bari de Viedma iniciaron la acción “CAFE SOLIDARIO”.
El pasado viernes a la noche recorrieron los barrios repartiendo café y algunas masitas a personas en situación de calle o que estaban trabajando en la limpieza de calles y plazas.
“Una experiencia muy gratificante, dónde lo importante, más allá del café es la posibilidad de comunicación. Los otros no son invisibles. El otro es persona.El otro está ahí”. 
“Necesitamos darnos baños de presencialidad donde poder cruzar la mirada con el hermano. El otro siempre lo agradece”, señala el Padre Luis García.
“Gracias por esta nueva iniciativa que pone de manifiesto que el Espíritu está presente, que no queremos ser una iglesia encerrada entre cuatro muros sino que de una vez por todas querebos hacer vida ese enunciado, tantas veces proclamado, de Iglesia de puertas abiertas o de Iglesia que sale al encuentro”, agrega el párroco de la Catedral viedmense.
Y concluye: “Este es el camino que Jesús quiere y urge”.
- Publicidad -