El juez de Familia de Cipolleti, Jorge Benatti sigue sumando denuncias por supuesto mal desempeño de funciones, pero el Consejo de la Magistratura hizo caso omiso a las presentaciones y su caso ni siquiera se trató en la última reunión del cuerpo colegiado que debe analizar las conductas de los magistrados.

En las últimas horas, y según se cree amparado por la impunidad otorgada por abogados, jueces y legisladores, Benatti quitó la Patria Potestad a una madre y además, en un hecho inédito que ni siquiera se aplica con los asesinos más terribles, prohibió a un abuelo y a un hermanito ver a una niña.

Los peores criminales aún en el presidio reciben la vista de familiares.

La actitud de Benatti, quien sería amigo personal de integrantes del más alto tribunal rionegrino, fue fuertemente criticada incluso por especialistas en psicología familiar, como el licenciado Claudio Marcelo Marin quien catalogó para EL TENDAL por FM Signos de Viedma como “inexplicable y de fuertes consecuencias para la vida de niñas y adolescentes” a la decisión del juez.

DOCUMENTO

“Al menos 15 madres hemos denunciado el obrar del Sr. Juez de Familia de Cipolletti, Rio Negro, Dr. Jorge Alejandro Benatti. Todas las denuncias quedaron desestimadas por el apoyo político que posee este Juez en el Consejo de la Magistratura de Rio Negro. Solo 1 legislador apoyó la destitución del mismo en resguardo de niños, niñas, adolescentes y madres que vienen padeciendo su violencia institucional desde el año 2015.

Tiene armado un grupo de trabajo que avalan sus designios, el psicólogo Sergio Blanes Caseres se encarga de realiza las pericias a las madres manifestando en sus informes que las mismas son obstructoras, manipuladoras, diagnósticos psicopáticos incompatibles con el ejercicio de la maternidad, entre otras. La psicóloga Marcela Torrecillas, del equipo interdisciplinario se encarga de vincular a lxs niñxs con los padres denunciados.

Recientemente dio en adopción un niño, cometiendo graves deficiencias procesales y con una alta violencia institucional ejercida sobre una madre en situación de extrema vulnerabilidad. Situación similar al caso “Forneron” en el cual fue sancionada internacionalmente la Argentina.

Le quitó la responsabilidad parental a una madre basado en el inexistente síndrome de alienación parental, silenciando a la niña en su propia voluntad y tildando a la madre de carente de salud mental para ejercer su rol.

Sanciona a las madres económicamente imponiéndoles multas exageradas por proteger a sus hijxs de padres violentos y abusadores. Sin embargo, no multa ni sanciona a los hombres denunciados por falta de pago de cuotas alimentarias o por violar las medidas de prohibición de acercamiento.

Un padre solo fue sancionado por violar las restricciones, luego de incendiar el vehículo de la madre resguardada y quedar filmado “in fraganti”.

Incontables dichos del Sr. Juez hacia las madres ejerciendo violencia psicológica, violencia de género, violencia institucional; también ha compelido a niños, niñas y adolescentes en términos tales como “acá el que decide soy yo”.

CIPOLLETTI, 24 de junio de 2022.- Asociación MAMI Alto Valle.

- Publicidad -