Alejandro (42), Juan (48) y Pablo Rapallini (47) son tres hermanos de la región pampeana. Dedicados a actividades agropecuarias, en medio de la pandemia se convirtieron en emprendedores. En octubre del año 2020 crearon La Brochetera, una pyme familiar dedicada a fabricar un instrumento innovador para la parrilla que permite asar brochettes sin la necesidad de pinchar los ingredientes.

“Vegetales, carne, pollo, pescado, combinaciones agridulces con frutas, todo puede asarse en La Brochetera, sin correr el riesgo de que se rompa, se peguen o se sequen los ingredientes al darlos vuelta y evitando tener que pinchar uno por uno”, enfatiza Alejandro.
Relatan los hermanos que un domingo en pandemia, mientras compartían un almuerzo, hablaban de cómo las personas vegetarianas a veces quedan excluidas de los asados. “Pensamos en crear un accesorio en el que se puedan asar verduras de manera sencilla para volver a convocar a todos alrededor de la parrilla”, señala Pablo, y añade que con La Brochetera los ingredientes no pierden el sabor ni sus propiedades.
Con respecto al diseño, los emprendedores fueron probando distintas opciones en cuanto al tamaño del canasto y el largo del mango hasta lograr tener hoy tres opciones de brocheteras para parrilla.

Para lanzar el emprendimiento, la inversión inicial fue de 110.000 pesos. Rápidamente, la pyme se convirtió en un caso de éxito con 600 brocheteras vendidas mensualmente; y trepando a 750 si se contabilizan además otros productos que ofrece La Brochetera tales como aceites, condimentos, tapapizzeras, palas, atizadores, entre otros.
Para poner en marcha La Brochetera, los hermanos Rapallini debieron sortear más de un obstáculo. No obstante, Juan señala: “Los aspectos positivos son muchísimos más. La gran aceptación que recibimos nos permitió crecer en todo el país e incluso nos impulsó a expandir la oferta de productos para que los asados sean una increíble experiencia de principio a fin”.
Los tres coinciden en la importancia de la perseverancia a la hora de emprender. “Cuando se tiene una idea, hay que tratar de desarrollarla y concretarla. Al principio todo cuesta pero si se va perfeccionando la idea, se logran buenos resultados”, enfatizan los creadores de La Brocheta.

- Publicidad -