La Mesa Directiva de la Federación de Mutuales Rionegrinas analizó la situación de la Mutual Vivir Para el Discapacitado y la Asociación Mutual Personal Ex Banco de la Provincia de Rio Negro, que atraviesan una situación límite.

La realidad económica acuciante de ambas ponen en riesgo la prestación de los servicios y el pago de salarios de sus trabajadores en tiempo y forma.

La pandemia y su consecuente cuarentena impactaron negativamente sobre muchas organizaciones y las Mutuales no fueron la excepción.

“Sumado a las cuestiones específicas de cada entidad, hoy la situación difícil que afrontan nos pone ante el desafío de actuar solidaria y colectivamente más que nunca como movimiento”, señaló la entidad que preside Pedro Bichara.

Agregan que “hemos ratificado el acompañamiento y el compromiso de visibilizar la situación ante los Organismos competentes a nivel provincial y nacional, aportando ideas para la búsqueda de posibles soluciones”.

El mutualismo en general sufre el duro proceso inflacionario que a la hora de brindar servicios influye negativamente y se suma la vigencia de un Convenio Colectivo laboral muy difícil de afrontar sólo con la cuota societaria.

- Publicidad -