La Gobernadora, Arabela Carreras,  le tomó juramento al nuevo ministro de Educación y Derechos Humanos de Río Negro, Pablo Nuñez.

El acto se desarrolló en el Salón Gris de la Casa de Gobierno.

Luego de la asunción, Nuñez enfatizó: “Es un desafío muy grande; son 15 delegaciones en todo el territorio provincial, con más de 2300 familias que habitualmente envían a sus niños, niñas, adolescentes y jóvenes a las escuelas, y eso requiere de un trabajo articulado, de mucho consenso, con todos los actores de la comunidad educativa”.

Además, destacó que las inversiones en infraestructura escolar serán prioridad: “Más de 1000 instituciones, con 2300 familias que a diario pasan por esos edificios requieren un mantenimiento, una escucha y una mirada atenta y una ocupación permanente; en eso estamos y va a ser unas de las prioridades de esta gestión”.

Sobre la relación con el gremio UNTER, Nuñez marcó que “va a ser de diálogo permanente, sin desconocer que tenemos posicionamientos y objetivos que a veces se comparten y en otras se producen las tensiones. Ya tuvimos algunas reuniones informales y ahora vamos a establecer una agenda de trabajo continua que tiene que ver con asambleas, acceso a viviendas, reformulaciones en los diseños curriculares, entre otros puntos”.

En cuanto a los boletines de calificación en las escuelas primarias, Nuñez fue claro: “Nunca se pensó que en Río Negro no se evalúe, no se califique, eso va a seguir, buscaremos los consensos con la representación sindical que también tiene un posicionamiento claro en ese sentido”.

- Publicidad -