A través de una encuesta realizada en la provincia se muestra cómo la mitad de los inquilinos siguen pagando aumentos cada seis meses. También, la mitad denuncia que no tiene contratos o que los obligaron a firmar por menos de tres años, que es una forma encubierta de aumentar más rápido los precios.

El 76,4% de los inquilinos e inquilinas de Río Negro, destinan entre el 40 y el 80% de sus ingresos sólo para pagar el alquiler. 

El 62,7% señala que el Gobierno Nacional no hizo nada para aplicar la ley, y el 34,1 que hizo muy poco. Esta definición no es menor si se la compara con los principales problemas que tienen los inquilinos: el 84% se queja de la suba de precios, el 63% de la falta de aplicación de la ley, el 65,9% de la falta de oferta producto de la especulación, y un 65,6% considera que “nadie defiende a los inquilinos”.

La encuesta es lapidaria. Cuando la ley obliga al mercado a realizar contratos por tres años, pedir sólo una garantía para ingresar, que los aumentos sean anuales, y que existan contratos de manera obligatoria así como entrega de facturas, los datos aportados por la Unión de Inquilinos señala que al menos a la mitad de los inquilinos e inquilinas de Río Negro, no tienen contratos que cumplan con la ley. Lo peor, es que los aumentos siguieron sucediendo cada seis meses, sin que exista un lugar para denunciar esas arbitrariedades.

Es decir, no hubo cumplimiento de una ley que facilitaba el acceso, la permanencia y la salida de una vivienda, pero además regulaba los precios.

Así y todo, el informe señala que la ley contuvo los precios. Y compara los datos de la economía en donde todo aumentó por encima del 60%, mientras que los alquileres fue de un 48,5/50%, muy por debajo de ese rango inflacionario.

De hecho, en el informe se aclara que los aumentos del 120% ocurren cuando se termina o inicia un contrato, y eso no es regulado por esta ley ni la anterior, lo que “demuestra por qué las inmobiliarias quieren derogar la ley: no pueden aumentar por encima de la inflación, que es lo que están haciendo con los contratos nuevos”.

El informe indica que el 76,4% de los inquilinos e inquilinas de Río Negro, destinan entre el 40 y el 80% de sus ingresos sólo para pagar el alquiler. El 62,7% señala que el Gobierno Nacional no hizo nada para aplicar la ley, y el 34,1 que hizo muy poco. “Esta definición no es menor si se la compara con los principales problemas que tienen los inquilinos: el 84% se queja de la suba de precios, el 63% de la falta de aplicación de la ley, el 65,9% de la falta de oferta producto de la especulación, y un 65,6% considera que “nadie defiende a los inquilinos”, asegura el informe.

Al 45,9% de los inquilinos/as le siguieron aumentando el alquiler cada seis meses, un 22,8% afirmó que le hicieron firmar contratos por menos de tres años, otro 24,1% señala que no tiene un contrato firmado (por lo que está todo el tiempo a la expectativa que lo echen y el Estado no tiene control sobre el mismo), el 43,3% , señala que no reciben factura por el pago del alquiler (algo que es un delito penal por defraudación al fisco), el 42% de los inquilinos tuvo que pagar la comisión inmobiliaria (cosa que está prohibida por ley), el 41,5% señaló que le pidieron más de dos garantías (cuando la ley obliga a pedir una sola).

El 40% señala que lo obligan a pagar el impuesto municipal (que es obligación de los propietarios), y un 34,1% que es obligado a pagar por el mantenimiento de la propiedad, también prohibido por ley.

(FUENTE: Unión de Inquilinos de Río Negro)
- Publicidad -