Viedma - 21-01-2020 En el "Casino del Rio" del balneario el condor se presento oficialmente la 47° Fiesta nacional del mar y del acampante. Durante el acto hablo el intendente de viedma Pedro pesatt y Juan gorosito(secretario de cultura y deporte). El intendente Pedro pesatti recorre el predio donde entre otros actuaran Karina la princesita, kapanga y lisandro aristimuño Foto : Marcelo Ochoa

Se fue el verano 21/22 y en el sillón del otoño pueden balancearse algunas consideraciones que bien pueden colocar a Viedma a la vanguardia de un hecho singular.

Con las primeras aperturas permitidas, los gobiernos comunales de la región rápidamente organizaron sus festejos tradicionales, algunos locales, otros provinciales y pocos nacionales.

Temores, preámbulos y dudas fueron quedando atrás ya que todos, organizadores y productores, supieron de inmediato que se estaba ante públicos ávidos de salidas, diversión y contacto después de casi dos años de ostracismo e inseguridad.

La región supo entonces y sabe por estos días de Fiestas populares de todo tipo y orígen: la del Ajo; la del Tomate; la Soberanía; el Acampante; el Río; el Golfo y cuanta excusa válida se ancla en historias, economías y costumbres regionales.

Y en ese concierto no cabe duda que a priori es Viedma quien cosecha los mayores y mejores aplausos.

La magnitud lograda y el carácter gratuito, libre y popular de los eventos le otorgan a la administración Pesatti un plus indiscutible a la hora del balance.

Viedma recuperó dos emblemas de su histórico potencial: la Fiesta del Mar y el Acampante (de carácter nacional por declaración del congreso federal) y la del Río, provincial por ley del unicameral parlamento de Río Negro.

Aquel atisbo del 2020 previo a la Pandemia, tuvo en este 2022 una matriz sensacional, coronada con un éxito inigualable, tanto en cantidad de espectadores como-muy partcularmente- su gratuidad.

Ninguna otra Fiesta en la cercanía regional abrió predios en forma total y general.

Todos lo hicieron reservando espacios a manera de plateas preferenciales con tíckets de entre 1200 a 1500 pesos por persona.

Viedma no.

Como le señaló un alto funcionario del municipio de la capital rionegrina a este medio, “desde un primer momento con el intendente Pesatti entendimos que le debíamos a Viedma y su gente eventos que permitieran el intercambio, el encuentro y la participación”.

Los números también hablan por si solos.

Una ajustada organización, con búsqueda de sponsors y patrocinadores nacionales que aseguran los costos más altos, y una distribución ejemplar de puestos, alternativas y propuestas.

Y cada expositor, artesano o gastronómico, sabe mejor que nadie los resultados de las Fiestas del Mar y del Río.

Por décadas los viedmenses, nativos o adoptivos, acuñaron la frase de “por qué Las Grutas o por qué Patagones tienen fiestas tan importantes y nosotros no?!”

La retórica ha mudado y por este tiempo suele escucharse “por qué Viedma puede generar Fistas populares, masivas y con artistas de renombre con entrada totalmente libre y gratuita”.

El interrogante es en si mismo todo un elogio.

- Publicidad -