Una pérdida de importante caudal genera desde antes de la última Navidad un arroyo de agua potable, cristalina y vital en el barrio 14 de Marzo de Viedma sin que los responsables de Aguas Rionegrinas escuchen los reclamos de los vecinos.

En Mutualismo y Arró del comunmente llamado “barrio AMEL” se registra la situación que fue denunciada a los organismos competentes sin que nadie haga nada.

“Se gastan millones en campañas de publicidad para que se cuide el recurso y acá se despilfarra agua buena, potable y cara”, señaló un vecino en FM Signos.

Precisamente fue la vecindad la que averiguó los costos. Arreglar el desperfecto cuesta apenas 16.000 pesos.

Claro que nadie puede actuar en jurisdicción estatal y entonces el agua sigue corriendo.

Y la ineptitud, tambien…

 

- Publicidad -