“Ya no no es dolor sino más bien desilusión”, señaló Soledad Bernardi sobre la decisión del Superior Tribunal rionegrino de no hacer lugar a la denuncia por el moobing sufrido por ella y sus hermanas en CADEJUR luego de la muerte de su padre.

Bernardi realizó declaraciones en EL TENDAL RADIO por FM Signos de Viedma

El STJ confirmó una sentencia de la Cámara Laboral que obligó a la Casa del Jubilado Rionegrino -CADEJUR- a indemnizar a dos hijas del ex presidente de la institución por haber sido despedidas infundadamente. Sin embargo, rechazó la demanda por mobbing y despido arbitrario. Los jueces laborales habían concluido que muchas de las acusaciones recíprocas se enmarcaron en un proceso electivo de renovación de autoridades y formaron parte de un proceso democrático de expresión de opiniones distintas.(SIC:Comunicación Judicial Río Negro)

“Nosotras no participamos de ninguna contienda electora”, aclaró Soledad y agregó que “es difícil poder demostrar lo que una vivió, sufrió y padeció ya que tratar de demostrar el acoso a través de un papel es muy complicado”

Señaló que “la gente de CADEJUR sabrá cómo fueron las cosas”

Soledad recordó que “todo lo que es CADEJUR y lo que sigue creciendo es lo que papá ideó, proyectó y soñó y ello es nuestro mayor orgullo”

Reiteró en el 90.9 de FM Signos que “sólo nosotras sabemos lo que pasamos y cómo fueron las cosas”

“Nos quedamos con el orgullo de lo que nuestros padres lograron para Viedma y la provincia”, concluyó una de las hijas de Juan Carlos y Hebe, verdaderos artífices de una obra descomunal en favor de los jubilados más indefensos, ejemplo en todo el país

 

- Publicidad -