Inicio Notas Justicia impide a una niña ver a su madre y hermanito

Justicia impide a una niña ver a su madre y hermanito

Pocas veces una situación impide ser adjetivizada no por tratarse de algo inverosímil sino porque es imposible encontrar en el rico vocabulario español una palabra para calificar lo que la Justicia de Familia rionegrina hace con una niña de 10 años.

El caso fue expuesto descarnadamente este lunes en el programa EL TENDAL por FM Signos de Viedma por la propia madre que desde el 5 de noviembre del 2020 no ve ni le dejan comunicarse con su hija.

El testimonio completo de la sufrida mamá puede escucharse en la página en facebook del periodista que esto escribe, Ricardo Carlovich, o en la de la propia emisora viedmense. Este aviso se da el mismo día en que se conoció que las autoridades judiciales rionegrinas sancionarían a empleados de ese Poder por lo que publican en redes. Pues bien, que alguien que escuche en facebook ese testimonio o lea esta nota, les avise a los émulos de Himmler(º) sobre este caso

En la redacción de EL TENDAL están las pruebas que no son otra cosa que lo dispuesto por la justicia representada por el juez cipoleño Benatti (copias del expediente), que suma cientos de reclamos, presentaciones y firmas en repudio a sus actuaciones.

En este caso se trata de una niña de 10 años cuyo padre- un multimillonario e influyente empresario con negocios en Río Negro, La Pampa y otras jurisdicciones- impide vínculos apoyado por una justicia cuanto menos incomprensible.

Incluso si los dictámenes y estudios profesionales psiquiátricos impidieran el trato con la madre, por qué impedirle a su hermanito que la vea o se comunique con ella?

Qué culpa tienen esos abuelos de no poder ver o comuncarse con su nieta?

El caso, que puede ceñirse desde alguna esfera a Derecho, merece ser analizado.

Esta Navidad una niña no podrá ni siquiera saludar a su mami, a su hermano y a sus abuelos, sin contar los otros vínculos cercenados de raíz a partir de una determinación que se da de bruces con el sentido común.

“Cuando una Ley no funciona hay que cambiar la Ley, no a la gente”, solía decir ese enorme pensador y economista que fue Roberto Meschini.

Pues bien, en Río Negro, la gente debe cambiar para acomodarse a los designios de quienes ostentan el enorme privilegio de hacer cumplir las normas.

Esta Navidad, si es que nadie hace algo, el Niño Jesús será crucificado en el Pesebre y en la ternura  e inocencia de una niña de 10 años.

Y en Pascuas, ya no hará falta ni Pilatos

(º)Himmler: diabólico Jefe supremo de las SS Nazis, ideólogo de “la solución final”