Inicio Invitados El Padre Luis y el Día Mundial de los Derechos Humanos

El Padre Luis y el Día Mundial de los Derechos Humanos

(Por Pb. Luis García Rodríguez) Mi mente esta mañana voló a distintos lugares del mundo y pude ver la situacion critica y desesperante de tantos migrantes cruzando en pateras rudimentarias el mediterráneo, muriendo en el intento.
Pude ver el hambre de millones y millones de personas en lugares que fueron verdaderos paraisos terrenales, hasta que el ojo financiero fijó su mirada en sus recursos y la boca se les hizo agua pensando en los beneficios, pero nunca en las consecuencias destructivas para las personas que habitaban esas tierras.
Volé sobre miles de barrios marginales en las periferias de nuestras ciudades, donde la exclusión, el consumo de sustancias, la violencia, la falta de trabajo, las viviendas precarias, la comida sin plato, sin cocina y sin olla son moneda corriente. Donde las relaciones se deterioraron porque se programó para que asi fuera. Donde la fraternidad de ayer la convirtieron en desintegración. Porque así, dependientes y desunidos, son presa fácil de manejar.
Y vi la violencia de unos contra otros; de algunas facciones de nuestras fuerzas de seguridad, más al servicio de los intereses de los grandes que de los del pueblo. Y me vino a la mente una justicia medio amorfa, que se presta al juego del poder de turno, que se hace connivente cuando no complice, de mecanismos nada claros que atentan contra la vida y la misma justicia. Y me vinieron a la mente Marcos Herrero, y Solano, y Facundo Estudillo Castro, y Atahualpa… Y tantos otros que han sufrido y sufren el peso de una justicia que es lenta cuando así interesa.
Y pude comprobar que hay demasiado discurso programado cara a la vidriera, con nula empatía, desencantados de la realidad, frios en definitiva, porque brotan de mentes y corsxones insensibles, mas apegados al sillon y al sueldo, que al compromiso con el pueblo.
Y me causó dolor y pena, la facilidad con la que ponemos la firma a macro proyectos mineros y extrativistas, que tanto deterioro social y ambiental producen. Y lo peor de todo que los legitamos como beneficiosos para el pueblo, cuando en el fondo, sabemos que se cuecen demasiados intereses particulares que acaban enriqueciendo a una minoría y destruyendo lo que es de todos.
Me duele la indiferencia de un pueblo que por momentos se transforma. La idea de hacer justicia por mano propia, de atacar los Derechos como principio de los males que hoy tenemos, de reivindicar posicionamientos grises de nuestra historia y la incapacidad de analisis medianamente profundos. Me preocupan las democracias formales que siguen alimentando dependencias y no potenciando la participación activa y permanente del pueblo.
Me cansé de volar esta mañana. Podría haber seguido. Era tan grande el bombardeo de imagenes sobre situaciones críticas y crónicas, que me puse a volar más bajo. Y pude encontrar un gran potencial entre nuestra gente.
Ojala que lo cuidemos. Que lo sepamos aprovechar. Que no lo entreguemos como “ofrenda sacrificial a los nuevos dioses del. Mundo”, que lo único que buscan es vivir a costa de tu felicidad, libertad e integridad.
FELIZ DIA DE LOS DERECHOS HUMANOS.
FELIZ DIA DE LA DEMOCRACIA A CONSTRUIR, CONSOLIDAR Y EMBELLECER.

( Padre Luis)