Camuzzi Gas del Sur, la multinacional que se quedó con la distribución del gas domiciliario de gran parte de la Argentina, comete todo tipo de tropelías sin que los organismos de control y autoridades hagan algo.
En los últimos días comenzaron a llegar a domicilios viedmenses avisos de corte del servicio junto a reclamos de exhorbitantes facturas.
La desesperación de madres jefas de hogar, abuelos y trabajadores que de golpe se ven confiscados en su calidad de vida.

El mecanismo

El perverso mecanismo implementado por Camuzzi es el siguiente: durante algunos trimestres enviaron boletas irrisorias a viviendas, de unos 50 pesos y, de golpe la incrementaron aduciendo que los medidores estaban trabados.
En otros casos, despues de facturas de 1.300 pesos y sin mediar otra comunicacion ni causa, enviaron reclamos por casi 40 mil pesos.
El desamparo de los usuarios es enorme ya que en la oficina de la empresa en calle Zatti de Viedma se atiende solo en forma virtual y es un calvario conseguir turnos.
Ni que hablar para abuelas y jubilados.
Alguien del Enargas, Defensorías del Pueblo y de Consumidores deberán hacer algo urgente porque los avisos de corte llegan por cientos a los domicilios de incautos clientes cautivos.

- Publicidad -