La tierra mística de Sierra Pailemán, en la Región Sur de Río Negro, fue escenario de la liberación de cóndores andinos más grande que se haya realizado en Argentina. Siete ejemplares juveniles retornaron a su hábitat natural, en el marco del desafío de conservación “El retorno del Cóndor al Mar”.

Los cálidos paisajes de la estepa árida patagónica permitieron celebrar este viernes la ceremonia de liberación número 17 que organizó la Fundación Biandina Argentina y el Programa de Conservación del Cóndor Andino (PCCA) y que este año puso a Río Negro ante los ojos del mundo, al ser la suelta más numerosa con siete ejemplares que fueron previamente criados en cautiverio.
La liberación es el fruto de un valioso trabajo en red, entre varias instituciones nacionales e internacionales, entre ellas el Ecoparque de Buenos Aires, el centro de rescate SOS Acción Salvaje de Mendoza, la Fundación Temaikén de Escobar, Aerolíneas Argentinas, la Fundación Patagonia Natural, entre otros, junto a los Ministerios y las Secretarías de Ambiente de todo el país.
Luego de dos años de organización, los avatares de la pandemia no impidieron que el espectáculo se pudiera realizar en la provincia, pero esta vez a puertas cerradas, solo con unos pocos como espectadores de primera fila.

“Lamentablemente este año no fue abierta al público, simplemente se reunió la gente que cría los pájaros, que los rescata, que los rehabilita y algunos representantes de los pueblos originarios, para tener las dos alas del Cóndor: lo que hace a la ciencia, y todo lo que hace a la cosmovisión”, explicó Luis Jacome, director del proyecto.
Sin embargo, las que si se abrieron fueron las puertas del refugio, en la cima de la sierra, donde pasado el mediodía, los siete cóndores, considerados las aves voladoras más grandes del planeta, se asomaron tímidamente para reconocer el camino que los llevará a planear y les enseñará a volar.
Hasta el momento ya se liberaron 64 ejemplares en la Costa Atlántica y casi 200 ejemplares en Sudamérica con el único fin de reintroducir la especie a su antigua área de distribución.

- Publicidad -