Ana Marks, improvisada e impuesta candidata a forceps del Frente de Todos de Río Negro, recibió una verdadera lección en redes sociales que avergüenza a la fuerza de Alberto Fernández y Cristina Kirchner en la provincia.
Marks -que como sus compañeros de boleta NO RENUNCIARON ni pidieron LICENCIA a los cargos de jugosos sueldos que usufructuan mientras dure la campaña como pidió el presidente- emitió horas atrás un comunicado chicaneando al gobierno de JSRN y señalando que las obras que se ven en la provincia sólo corresponden a obras del gobierno nacional.
Alejandro Echarren, vice ministro de Obras Públicas de Río Negro, con altura y contundencia política, le contestó a la ignota candidata con un rosario de obras realizadas y una respuesta de peso:
“Claro que para saber lo que se hizo y se está haciendo hay que recorrer el vasto territorio de Río Negro”, concluyó Echarren.
Simple y directo.
Y vergonzante para quienes abrazan el ideario del gobierno nacional en una provincia de candidatas y candidatos puestos a dedo, inútiles cobayos de quiene manejan un sello y que sólo les interesa cobrar.
Ana Marks será probablemente diputada nacional.
Para el desafío histórico del Frente de Todos en el país, un verdadero desperdicio.

- Publicidad -