(Por Ricardo Carlovich) Un intento de estafa se perpetró en las últimas horas e involucra directamente a quien suscribe a partir de la publicación de un producto para la venta en redes sociales.
El hecho se desarrolló entre la tarde del domingo y el mediodía de lunes.
Todo comenzó con la publicación de un producto para vender en la red facebook y la aparición primero de una supuesta interesada, una mujer que se decía médica y radicada en Villa Regina, en el alto valle rionegrino.
-“Todavía tenés los xxxxxxxx para vender?”, fue la pregunta que abrió el diálogo por messenger primero hasta que se solicita un número telefónico, después.
Al número de celular dado se comunica no la mujer sino alguien que dice ser el esposo de la dama y que quiere cerrar el negocio.
El wassapp ya es misterioso por qué el número es con característica de la provincia de Santa Fe, muy lejos de la rionegrina localidad de Villa Regina.
-“Tenemos una empresa de transporte y justo viajamos a Viedma. Así que van a ir los muchachos a retirar”, indicó el supuesto amable y solícito esposo.
No sólo ello, sino que además envió una foto con un DNI aclarando que “ese es el muchacho que va a pasar por tu casa”.
El intento de generar confianza seguía.

Inmediatamente otro mensaje de wassapp anunciaba que se haría el correspondiente depósito o transferencia para finiquitar el pago.
El domingo finalizó con el compromiso desde Viedma de enviar el CBU al día siguiente.
En el mediodía del primer día hábil, quien narra se apersonó a una sucursal del Banco Patagonia y ya convencido que se estaba ante un intento de estafa siguió con el juego.
-“Ya te mando el comprobante de depósito. Lo único que te pido Ricardo es que me esperes cerca del cajero, por favor”, se escucha en el audio.
Al rato, y con la anuencia del personal del Banco y de seguridad, se siguió el juego macabro de estos delincuentes.
A los pocos minutos llegó una foto de un talón de depósito por el doble de la suma de lo pactado y a nombre de un desconocido y a un banco que nada que ver.

Y ahora si suena el celular:
-“Hola Ricardo…todo bien?..ahí te paso con mi hermano que es el encargado de las transferencias…Oscar, atendé a Ricardo por favor…”; y sin mediar segundos otra voz dice:
-“Hola que tal? …bueno ahí está todo…a nombre de Eduardo Bastacine…”
El paso siguiente era decir que no, que no soy esa persona y entrar a un cajero y que te estafen con la excusa de devolver el dinero mal depositado.
Y ya no se aguantó más la farsa.
Le hicimos saber al delincuente, que seguro llamaba desde un celular desechable o desde una Unidad Carcelaria santafesina, que eran unos mafiosos.
Inmediatamente cortaron y nunca más llamaron ni enviaron mensajes.
El numero es 54+9+342 628 7691.
En EL TENDAL publicamos ésta crónica a sólo efecto de ayudar a que nadie más caiga en las garras de estas alimañas que son especialistas en captar desprevenidos basándose en lo que aparece como un negocio o transacción normal.
Tengan mucho cuidado.

(NdR: EL TENDAL agradece al personal del Banco y dela empresa de seguridad que nos permitieron desenvolvernos para poder dejar testimonio directo de la estafa)

- Publicidad -