Inicio Actualidad Memorias Una perpetua y otras tres condenas en histórico juicio a la Triple...

Una perpetua y otras tres condenas en histórico juicio a la Triple A

(FUENTE: Frente a Cano).- Como estaba previsto, el Tribunal Oral Federal dio a conocer el fallo del juicio por los delitos cometidos por la Triple A en Bahía Blanca, entre ellos algunos contra habitantes y familias de la Comaraca Patagones- Viedma.
Raúl Roberto Aceituno fue condenado a prisión perpetua por el crimen de David “Watu”Cilleruelo, mientras que Juan Carlos Curzio, Héctor Ángel Forcelli y Osvaldo Omar Pallero recibieron la pena de 10 años de prisión por ser considerados coautores penalmente responsables del delito de asociación ilícita en perjuicio de 24 personas.
El presidente del tribunal, Roberto Daniel Amabile, fue el encargado de leer lo resuelto por unanimidad junto a los magistrados Pablo Díaz Lacava y Marcos Javier Aguerrido.
Se conoció la sentencia y dentro de los próximos 40 días hábiles se presentarán los fundamentos.
El juez aclaró que no se hizo lugar al planteo de la extinción de la acción penal por prescripción, ni a los planteos de inconstitucionalidad realizados por la defensa oficial respecto de la pena de prisión perpetua por el delito de asociación ilícita.
Además, definieron calificar los hechos probados en el proceso penal como crímenes de lesa humanidad de acuerdo con las resoluciones 3 y 95 de la asamblea general de la Organización de las Naciones Unidas, y la convención de la imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y de los crímenes de lesa humanidad.
En diálogo con Radio Altos, previo a conocerse el fallo, Fortunato Malimacci, quien declaró como testigo durante el juicio, tildó a la jornada como “un día de Justicia que llega no rápido y fuerte como quisiéramos”, pero que llega y por eso “hay que celebrarlo”.
Destacó el trabajo de la Fiscalía de tomar los años 1974 y 1975 y los crímenes cometidos en ese período como parte del terrorismo de Estado y del proceso de genocidio que continuó en 1976 con la dictadura militar.
“No es fácil juzgar a ese momento de la historia argentina; se trata de un rector de una universidad pública, de un dirigente sindical reconocido y de los servicios de inteligencia de la Marina, del Ejército y de la Policía que actuaron activamente”, enumeró.
Opinó que fue un juicio importantísimo y para Bahía Blanca, en particular, un momento especial: “Tarde o temprano la justicia llega y los que cometieron crímenes de lesa humanidad son castigados”.
El sociólogo e investigador del Conicet remarcó que la jornada hay que celebrarla porque gracias al esfuerzo de los movimientos de derechos humanos y de los familiares de las víctimas del terrorismo de estado se logró juzgar a quienes cometieron delitos de lesa humanidad.
Por último, hizo hincapié en la reciente resolución de la Universidad Nacional del Sur de reconocer que la institución fue víctima, victimario y escenario de terrorismo de estado.
“Es una frase importantísima. El rectorado admitió que autoridades previas cometieron esos delitos y que ellos tienen el deber de reparar simbólicamente todo lo que se hizo entre 1974 y 1983”, concluyó Malimacci.