Para ayudar a poner un freno al maltrato, una ordenanza genera que bares y restaurantes tengan herramientas para que victimas tengan como sentirse seguras.
La capital provincial sigue marcando la diferencia en cuestiones de perspectiva de género.
A partir de la votación por unanimidad en el Concejo Deliberante, en Viedma habrá bares, restaurantes y boliches que podrán ser identificados como espacios seguros y libres de violencia.
La iniciativa de la presidenta del cuerpo legislativo municipal, Maricel Cévoli, propone colocar cartelería en los baños de este tipo de establecimientos, donde a través de una palabra clave, referida a un trago, puedas acercarte a la barra y solicitar ayuda.

- Publicidad -