Inicio Notas Metrópolis, la ciudad entre Guardia Mitre y Viedma

Metrópolis, la ciudad entre Guardia Mitre y Viedma

El pasado viernes 18, alrededor de las 23 horas, personal esencial que transitaba por el Distribuidor de tránsito del puente Basilio Villarino en territorio de Patagones, quedó estupefacto ante la espectacular visión que se apareció frente a ellos.
A corta distancia, entre Viedma y Guardia Mitre, observaron las luces de lo que aparecía como una gran ciudad, prácticamente imposible de obviar por su magnitud.
Las tres personas, que intentaron fotografiar con sus celulares el fenómeno óptico que compartieron, coinciden en los testimonios a los que pudo acceder EL TENDAL.
Lo fugaz de la imagen impidió el registro y, aunque filmaron y tomaron fotografías hacía el sector donde vieron concretamente la polis, nada quedó filmado o fotografiado.
La aparición de una ciudad enorme, con marcadas luces y contornos de neón, no es nueva en la zona ya que desde hace varias décadas existen testimonios que dan fe de la “aparición”.
Junto a estos tres vecinos, puede asumarse el testimonio de un chófer de la Gobernación de Río Negro que en 1993 jura y perjura haber visto la enorme planta urbana, visión que lo acompañó varios kilómetros a la vera de la ruta 251 entre la capital rionegrina y Guardia Mitre.
“La vi y pensé que estaba imaginando, pero las luces que representaban una gran ciudad con grandes edificios seguía ahí, al costado de la ruta y parecía que se movía con el coche”, cuenta aún hoy aquel otrora agente provincial.
Mucho antes se obtienen crónicas de viajeros y no pocos vecinos que habitualmente realizaban el viaje entre ambas localidades que dan cuenta de la visión.
Las historias se suceden como en un relicario.
Metrópolis, la gigantesca ciudad que aparece entre Viedma y Guradia Mitre, forma parte de otras apariciones tan confirmadas como fantasmales -tal el caso del “Resero sin cabeza” o “la Tropilla de los zaínos”– que aparecen de la nada en plena noche, llevándose consigo la tranquilidad de quien tiene la mala suerte de toparse con ellos.