“Ninguna identificación con usted me hace bien”, le dijo Marcelo Bielsa a un periodista del circo mediático argentino aún siendo técnico del seleccionado en una célebre conferencia de prensa.
“El Loco”, llamado así precisamente por no responder a los cánones de lo que se cree “políticamente correcto”, es en si mismo una lección de ética.
Días pasados habría llegado a las oficinas centrales de la Universidad Nacional de Río Negro una comunicación de la ANSES pidiendo explicaciones por la doble percepción de háberes de Marta Borda, esposa del déspota y Rector eterno, Juan Carlos Del Bello.

Es que en el sistema previsional saltó la alarma amarilla al detectarse que Marta Edith Borda, CUIT terminado en 8870-7, cobraba jubilación y un jugoso sueldo como Secretaría de Investigación de la Universidad de la familia, la de Río Negro.
Se desconoce si hubo denuncia o sólo fue un chequeo de información, pero lo cierto es que la también empresaria inmobiliaria -así figura en una de las categorías ante la AFIP, “SERVICIOS INMOBILIARIOS REALIZADOS POR CUENTA PROPIA, CON BIENES PROPIOS O ARRENDADOS »-, puede obviamente percibir ambos ingresos por encuadrarse el suyo en la UNRN, como ingreso por “ciencia y educación”.
Ello está permitido.
Borda fue nombrada por su esposo nuevamente en la UNRN en diciembre pasado, luego del obligado “ostracismo” al que debió correrse después de su ataque -bofeteada incluida- a un empleado de la sede central en Viedma, en otro de los capítulos vergonzantes de la “casa de altos estudios”, allá por octubre de 2016.

No llama la atención que Borda -como casi todo el clan- figure con dirección para algunas cosas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como es un secreto de Tesorería que todos, incluidos parientes y amigos, perciben “zona patagónica desfavorable”, aunque hayan sólo pasado la General Paz para ir al “country” de Pilar o al hotel de San Martín de Los Andes.
Con la nueva y obvia remuneración de Borda, Del Bello tiene a hijos , esposa y familiares directos en el 25 por ciento de los cargos directivos de la UNRN.
Un caso tan inédito como su ya tristemente célebre autorización a la Gendarmería de Patricia Bullrich a desalojar un predio universitario en General Roca, mácula histórica para la Universidad argentina, de la que nadie parece darse cuenta porque lo han aceptado como conejillos políticos propios y extraños y, sobre todo, los que dicen defender el modelo nacional y popular de “Néstor y Cristina”.
Flaco favor le hacen a “la Jefa” al aceptar por un cargo propio, para un amante o para un familiar, la miserable conducción desde donde hasta la comida de las mascotas personales sale de arcas universitarias.

Los Dinosaurios

Cuesta creer que en toda la Patagonia, en la capital federal o al menos en el conurbano bonaerense, no se haya encontrado un especialista en Medios de Comunicación con más dotes que el inefable Marcos Del Bello, uno de los herederos del matrimonio del licenciado en Estadísticas y la hija del “Cholo” Borda, un recordado peronista de la Resistencia en Villa Regina que supo granjearle el paso a la pareja cuando hubo que decidir el exilio allá por los 70.
En un sábado de este mayo del 2021 el tal Marcos, Subsecretario de Medios de Comunicación y Director General de Proyectos Especiales de la Universidad de sus padres (como puede leerse no se escatiman títulos), fue entrevistado por el Canal de Noticias C5N con relación a un documental sobre dinosaurios en la Patagonia que realizó la UNRN, obviamente con fondos del estado nacional. (La “famiglia” tiene una fuerte predisposición desde siempre con los fondos de la gente)

A pesar de los esfuerzos de los periodistas del canal que se cansaron por tirarle centros, la respuestas del “especialista” no fueron muy profundas. Ejemplo:
Por qué se eligió a los Dinosaurios como tema del documental?
– Porque en la Patagonia hubo muchos dinosaurios…(¡¡!!)
Así de inteligente.
Así de profundo.
Así de académica fue la respuesta.
Impresentable hasta en la charla para niños de un Jardín de Infantes.
“Marquitos” también figura con domicilio en calle Tucumán de CABA pero sin embargo percibe el reajuste por “zona desfavorable” en su sueldo de la “uni” que regentean “papá y mamá”, mientras los periodistas de la región realizan paros para que se les reconozca ese derecho viviendo en Viedma o General Roca.
El sistema tiene ese tipo de “desigualdades”, aún cuando en el medio de las tropelías se dicte la carrera de “Comunicación”.

La Fundación

La Universidad Nacional de Río Negro, como no podía fallar en la historia del clan, tiene su “Fundación”.
Poco se sabe de su accionar, aunque se desprende que allí abreva mucho de los viajes a congresos, jornadas y capacitaciones en lugares tan “duros” como París, Pensilvania, Oxford y Yale de algunos de los más cercanos a Del Bello y familia.
Recuérdese que cuando la agencia de noticias ADN y luego este cronista detallaron la insólita presencia de familiares en cargos de la UNRN, el clan se defendía mostrando títulos, certificados y pocos honores.
Por lo demás, crear ONG y entidades para facturarle al Estado no es nuevo en el currículum del “Emperador” ya que en pleno apogeo del menemato de los indultos por crímenes de lesa humanidad, supo crearse una relacionada a cierta academia de Quilmes.
Desde su nacimiento, uno de los principales “aportantes” a la Fundación de la UNRN es el partido Justicialista de Río Negro, con sede en Buenos Aires 49 de Viedma.
Desde allí salieron periódicamente los cheques firmados por los responsables de finanzas, especialmente en la etapa del siempre magnánimo (con plata ajena), Alejandro Marinao.
El trabajo en planta permanente de familiares de algunas otras figuras de renombre en el pejotismo aparecen llamativamente en el plantel.
Contratados, cargos retenidos, manejos contables.
A propósito de abusos, la casa del Clan Del Bello no le hace diferencia a tan aberrante manifestación del zócalo de la condición humana.
Incluso en las pretenciones de cierto “poroto”, un bochinesco amagador de eterno candidato a intendente de Viedma, que dificilmente coseche todos los votos en su propia casa.
Desde las épocas del hoy encuestador de renombre, pasando por un sonado caso en la sede Andina y hasta lo vivido por una joven en la sede Atlántica, las denuncias y sospechas de abuso es materia recurrente en la universidad que le copió el logo a otra.
Del Bello, vía sus adláteres en el gobierno de la universidad, logró su re-re elección casi indefinida.
Ello, en si mismo, corre por cuenta de quienes levantaron la mano aún a pesar de todo lo ocurrido en nepotismo, discriminación y autoritarismo reinantes en la UNRN.
Allá ellos, ellas, elles y su ética.
Volviendo a Bielsa y su famosa conferencia de prensa, el resto puede decir que “cuanto más lejos de lo que usted representa, mejor soy”

- Publicidad -