La municipalidad de Viedma comenzó con los operativos de control, junto a fuerzas federales y provinciales, en cumplimiento del Decreto presidencial y su correspondiente disposición provincial y comunal.


A pesar de los reclamos de algunos comerciantes, la capital rionegrina está en silencio con calles prácticamente despobladas

El día lluvioso generó tareas operativas y sociales, llevadas adelante por áreas comunales.

Agentes y funcionarios recorrieron barrios asistiendo a vecinos en condiciones de difícil habitalidad.
Otras áreas también debieron limpiar el desagüe de Costanera y boulevard Ayacucho, prácticamente tapado por ramas y basura

- Publicidad -