Un hombre de 68 años de Catriel, un hombre de 43 años de Viedma, una mujer de 53 años de Sierra Grande, dos hombres de 63 y 68 años de San Carlos de Bariloche, y una mujer de 96 años de El Bolsón engrosaron en este lunes la triste estadística de muertos por COVID en Río Negro.
La Pandemia tiene rostro, fisonomía, nombre y apellido.
Personas públicas y otras no tanto, de todos los ámbitos y actividades, todos los días son infausta noticia en redes sociales y medios de comunicación.
La tragedia se enseñorea y el virus sigue allí, letal e impiadoso contra cualquiera y en cualquier lugar y sin rspetar sexo, raza, edad o pertenencia.
No hay cómo detenerlo, no existen ni hijos ni entenados.
Todos estamos a merced de un enemigo tan silencioso como fatal.
Como escribió alguien, “ya da temor abrir las redes sociales” ante tanta mala novedad reinante.
Mientras, los números no paran de subir y el registro de camas de Terapia Intensiva es elocuente: En Río Negro existen 187 camas que en un 91,97 % están ocupadas (93 pacientes COVID y 79 No COVID).
A las 19 del lunes 10 de mayo quedaban en toda la provincia 15 camas de UTI libres.
Al repasar grandes centros de salud pública, las cifras son aún más escalofriantes:
Cipolletti: 51 camas – 84,31 % ocupadas (4 COVID – 39 No COVID) – 8 libres
Catriel: 6 camas – 100 % ocupadas (1 COVID – 5 No COVID) –
General Roca: 51 camas – 94,12% ocupadas (29 COVID – 19 No COVID) – 3 libre
Ingeniero Jacobacci: 1 cama – 0 % ocupadas
Bariloche: 48 camas – 97,91 % ocupadas (38 COVID – 9 No COVID) – 1 libre
Viedma: 22 camas – 90,90 % ocupadas (15 COVID – 5 No COVID) – 2 libres
Villa Regina: 8 camas – 100 % ocupadas (6 COVID – 2 No COVID), aunque desde Salud rionegrina se anunció la duplicación de camas en ese nosocomio en la jornada de hoy.

- Publicidad -