Un nuevo quiebre en el bloque opositor de la legislatura de Río Negro está prácticamente confirmado y sería un hecho el nacimiento del bloque “Kolina” en el parlamento provincial.
La maragata María Inés Grandoso habría resuelto las cuestiones administrativas que pretendía y su alejamiento del Frente de Todos es inminente.
Según fuentes parlamentarias Grandoso no rompió el mismo día que Rochás, Albrieu y Ramos Mejía (nuevo Bloque Renovador) porque pretendía un automovil oficial en su bloque.
Esa pretensión se habría zanjado en las últimas horas y desde presidencia le habrían asegurado a la ignota parlamentaria “que el auto que te damos llega tranquilo a Río Gallegos”.
Grandoso, una desconocida para la militancia de cualquier punto de Río Negro, llegó a legisladora por haber sido la esposa de Tulio Galantini y, como este había conocido al neuquino Oscar Parrilli en los 70, fue su secretaria en Buenos Aires.
Estando con el ex Señor 5 se separó de Galantini y se casó además con el jesuita Patricio Griffin, un compañero de ruta de Néstor Kirchner con el que armaron la teoría de las fábricas recuperadas en el mandato del santacruceño.
Gracias a Alicia Kirchner y el sello de Kolina ocupó insólitamente una banca en el peronismo rionegrino por el que nunca habia militado, ni sufrido ni colaborado.
Ahora, sin más y demostrado cómo la dirigencia enquistada en el PJ rionegrino agrede la militancia, ahonda la crisis del Frente de Todos en una provincia donde al peronismo ya hace rato lo reducen apenas a una foto de Perón y Evita.

- Publicidad -