En las últimas horas del domingo previo a la inauguración de un nuevo período de sesiones ordinarias de la Legislatura de Río Negro se habría roto el Bloque de Legisladores del Frente de Todos, mayormente integrado por el justicialismo provincial.
Los diputados Nicolás Rochás, Luis Albrieu y Alejandro Ramos Mejía habrían logrado incluso el reconocimiento institucional y hasta una copia de la resolución interna de la Cámara estaría en la propia Residencia de los Gobernadores donde es analizada con entusiasmo por el oficialismo.
Para JSRN en general y para Arabela Carreras en particular es la mejor noticia que pueden recibir: iniciar un año de elecciones nacionales con el histórico ganador de esas intermedias partido y separado.
Albrieu y Ramos Mejía ya habían dado un paso político al diferenciarse días atrás y anunciar su incorporación al Massismo.
Llegaron incluso a “hacerse cargo” del macrista Pierucci al frente del ENACON, un cargo que parecía nadie haber recomendado.
En la endeble entelequia donde todo es un aquelarre vergonzoso la situación no podría ser otra: por estas horas peleas, pases de facturas y guiños a escondidas.
La titular del bloque, Martini, no gobierna ni al sereno y Alejandra Más como legisladora y presidenta del PJ sigue desperdiciando día tras día lo que era un venturoso porvenir político al inclinarse por la rosca espúrea y berreta de “los de Siempre” y evitar la mano cordial de compañeras y compañeros.
A Más aún la están esperando en la Unidad Básica central de Buenos Airs 49 de Viedma cuyas puertas había prometido abrir hace un mes atrás.
Enterada de los sucesos, la insaciable María Inés Grandoso ya habría anunciado a los propios que ella también pedirá un bloque propio con el sello de Kolina: “si el bloque se abre, yo también quiero mi bloque”.
Le encanta a la maragata la idea de tener presupuesto propio.
Así, el ex del Pacto Autonomista que profesó su admiración por la patronal agraria y el Gran Maestre 33 de la Logia “Perito Moreno” podrán seguir haciendo de las suyas en dos cuestiones claves: el Consejo de la Magistratura y desprenderse de todo connotación kirchnerista.
La destrucción legal del peronismo, cambiando reglas de juego históricas, ya lo hicieron
En la noche del lluvioso último domingo de Febrero en Viedma no pudo saberse que actitud tomará el pichettista Alejandro Marinao cuando su padre político ya lo mandó a apoyar la candidatura de Aníbal Tortoriello.
Aunque parezca mentira, estas cosas pasan en el peronismo rionegrino.
Un negocio cada vez más redondo para una madriguera de vivos.

- Publicidad -