Vecinos y Veteranos malvinenses volvieron a manifestar su repudio en redes sociales y por distintas vías ante la falta de respeto de quienes toman al Memorial de Malvinas en El Cóndor como un parque de diversiones o set de fotografías.
Es el efecto directo de lo hecho por un dirigente político: Si él profanó y faltó el respeto, que puede esperarse del resto.
Esta vez fue una pareja de adultos que, a juzgar por su fisonomía, bien que vivieron los aciagos días de la Guerra y deberían saber que cada circulo por donde treparon al monumento representa a cada uno de los soldados caídos en combate, defendiendo nuestra soberanía.
En algunos sitios trascendieron los nombres de estos tortolitos ya en canas y años que provocan un repudio generalizado y mucha bronca, tanto que se ha sugerido iniciarles una causa penal.
Ya no basta con cuidar que los chicos suban a los trastos de guerra ni que un político lenguaraz se ufane de una herida aún abierta por la guerra.
También hay que velar que la idiotez y el irrespeto no nos contamine.

- Publicidad -