(Foto y textual diálogos Diario Río Negro) Se sabe: no hay zapato que no encuentre su horma.
Alejandro Magno se topó con Diógenes; Felipe Varela con Vargas; Al Capone con Eliot Ness y Pichetto con Grabois.
En el terreno donde el de Banfield se mueve con soltura (en el canal TN), Grabois lo expuso como nadie se atrevería en Río Negro en términos netamente políticos y hasta sociales.
Claro que, ha juzgar por las redes sociales donde el noble y el villano bailan y se dan la mano compartiendo sueños de pertenencia donde no se pertenece, en el profundo sesgo ideológico del momento pocos se detienen.
“Hay que ser muy serio para realizar una crítica de esto, por lo menos desde el punto de vista científico. Después las visiones sobre si la cuarentena fue más o menos larga, si hubo -como dio Pichetto- libertad condicional, cuando en Uruguay que es donde vacacionan todos ellos han puesto al Ejército a cuidar las fronteras, me parece que es una actitud irresponsable, desleal con el país y que me resulta repudiable”, apuntó Grabois.
“Le pido al Gobierno que me diga por qué no compró la Pfizer. ¿Me decís dónde está la mala intención? No se puede opinar en la Argentina…”, contestó Pichetto.
“Vos podés opinar y yo puedo replicar tu opinión. Lo que pasa es que la gente como vos está acostumbrada a gozar de las mieles del poder y le gusta que la adulen”, sostuvo Grabois quien describió a Pichetto de “ultramenemismo, ultraduhaldismo, ultrakirchnerismo y ultramacrismo”.
“No soy ultrakirchnerista ni usurpador de tierras – contestó Pichetto- No veraneo en Punta del Este (…) Grabois, espero que la vacuna rusa funcione y que tenga los controles respectivos para que la gente se la pueda dar con tranquilidad”.
Segundos después el exsenador rionegrino amenazó con irse del estudio: “Vivís de los pobres, Grabois”, acusó Pichetto y el dirigente social retrucó: “Vos vivís del Estado desde que tengo uso de razón”.
Luego de este cruce, Pichetto volvió a amagar con retirarse: “Me estoy yendo, chicas”.
Esto despertó la furia de Grabois: “No sea cobarde, Pichetto”.
“Cobarde sos vos, que te escondés detrás de un montón de gente humilde. Yo no tengo problema, doy la cara siempre”, señaló Pichetto y añadió: “Cuando quieras debatimos, Grabois. Hablamos de la ocupación de tierras, que le hacés un daño terrible a la Argentina y al gobierno de Fernández ocupando tierras de la gente. Andá a pedirle permiso al Papa”.
“El problema no es sentarse en una mesa, eso es muy fácil. El problema serio es la casta política de la que el interlocutor es un exponente claro”, sentenció Grabois.
La grieta, tan saludable para saber quién es quién en la historia argentina, pocas veces estuvo tan bien expuesta.
Cada uno sabe de qué lado en verdad se alista.

- Publicidad -