(Redacción El Tendal/Diario Río Negro) el día 9 de diciembre este medio publicó un artículo con fotos sobre cómo en el marco de un fin de semana largo se violaba el protocolo y no se respetaban distancias en las playas de Las Grutas.
Alertabamos sobre sus consecuencias.
“Preocupación en Las Grutas porque el delegado tiene covid y suben los casos” dice el diario de mayor tirada 8 días después.
Y agrega:
El hospital sólo atenderá urgencias por guardia porque hay dos enfermeros contagiados y varios médicos aislados. Enojo de los vecinos por el relajo en los controles.
El delegado de Las Grutas, Nicolás Carasalle, fue diagnosticado con coronavirus debido a que su esposa fue hisopada y dio positivo al testeo. Su caso es emblemático porque, en la villa turística, los casos siguen en alza, al igual que en el resto de la localidad, en la que ya existen 272 contagios. De ese número, 62 son pacientes del balneario. Además, el hospital tuvo que restringir su atención.
La familia de Carasalle se preocupó ante el diagnóstico porque el funcionario tiene un hijo pequeño y su pareja está embarazada. Sin embargo, el grupo familiar está cursando la enfermedad con síntomas leves. Además, como en los días previos al contagio el hombre no tuvo contacto con miembros de su gabinete, sólo están en aislamiento parientes y allegados.
La suba de contagios alarma en la villa turística y en todo el ejido. De hecho, en el hospital grutense Violeta Villalobos, al menos hasta mañana, sólo atenderán urgencias por guardia.
La asistencia en los consultorios externos está suspendida debido a que están reorganizándose con el personal. Ocurre que se contagiaron 2 enfermeros, y, debido a esto, existen 6 referentes de salud aislados, en su mayoría médicos. Con el escaso plantel restante, están tratando de coordinar la prestación del servicio.
Por otra parte, aunque la cantidad de contagios en todo el ejido va en aumento desde hace varios días, los vecinos están manifestando por estas horas un profundo malestar. Es que los controles del Estado se distendieron durante los dos últimos fines de semana en los que estuvo habilitada la actividad turística.
De hecho, las imágenes de lo ocurrido durante la noche del sábado último en un parador del balneario, en el que los jóvenes bailaron aglomerados como si la pandemia hubiera pasado, siguen despertando cuestionamientos, ya que, según trascendió, el concesionario no fue sancionado”
Lo alertamos
Pasó

- Publicidad -