Aunque ya nada sorprende del monopolio que obliga a los viedmenses a pagar la carne más cara del país, la inacción del gobierno provincial y nacional y el silencio cómplice de la mayoría de los sindicalistas resulta vergonzante.
El frigorífico ubicado en el Parque Industrial de Viedma le paga hoy, noviembre del 2020, una remuneración básica de 229,54 pesos por hora a un trabajador contratado.
Por una obligación de 28 horas, la empresa gerenciada por el contador Sergio Seisdedos paga 6.435 pesos la quincena.
Con el resto de los beneficios de ley, esa misma quincena le valió aloperario contratado el cobro de 8.669 pesos netos.
Algo así como 17.200 pesos al mes.
Insólito.
Muy por debajo de la línea de pobreza y ni siquiera a la par de una jubilación mínima.
El Sindicato de la Carne de Viedma viene alertando ante la patronal la enorme inequidad que ello representa pero es indudable que nadie puede contra el poder real de FRIDEVI.
Dónde está Stopiello y la Secretaría de Trabajo de la provincia de Río Negro?
Sacándose fotos con los herederos del Momo Venegas pero ajenos a los trabajadores reales.
Dónde están las Federaciones que dicen defender al trabajador cárnico?
Tal vez compartiendo asados que ellos mismos pagan pero sin entender ya al operario que los mira desde lejos.
En el mismo momento que se leen estas líneas un kilo de asado en las carnicerías de Viedma se vende a 550/650 pesos por kilo.
Representa el 10 por ciento de lo que cobra por quince días de trabajo la persona que carneó, depostó y despachó el animal de donde se saca ese asado.
Realmente se toma dimensión de lo que pasa?
El recibo oficial de la empresa, firmado por su Gerente Administrativo, no deja lugar a dudas.
Pero nadie, de los que realmente tienen que hacer algo, hace nada.

- Publicidad -