La misa del lunes por la tarde en la parroquia Don Bosco debió realizarse al aire libre ya que la cantidad de feligreses superó el máximo de personas permitidaa.
La celebración contó con la guía del Obispo de Viedma, Esteban Laxague y fue dedicada al Padre Luciano, recientemente fallecido en Zapala pero que por años ejerció el sacerdocio precisamente en la parroquia Don Bosco.

En su homilía, el prelado dejó enormes enseñanzas, no exentas de su excelente humor y simpatía.
Laxague oro por Luciano e invitó a todos “a no caer nunca en la mediocridad”
La liturgia fue concelebeada con otros cuatro sacerdotes salesianos y, como todos los lunes, se invoca especialmente al beato Artemides Zatti.

- Publicidad -