Verónica Olea Picapietra, la funcionaria rionegrina a la que Gendarmería le incautó 3 millones de pesos que llevaba en la camioneta oficial de la provincia, quedó involucrada en una causa federal por lavado de dinero.
No hay muchas formas de explicar cómo llevaba esa cantidad de billetes en un bien del Estado; para qué lo transportaba y cuáles eran su orígen y destino.
Dejó de ser la Directora de Energía Aislada de la provincia por decisión de la gobernadora Arabela Carreras y además su pareja, Alejandro Nahuelquín, conocido como “Taca”, también fue depuesto del jactancioso cargo que ostentaba.
“La gobernadora Arabela Carreras aceptó hoy la renuncia de la directora de Energía Aislada de la Secretaría de Estado de Energía, Verónica Olea, hasta tanto se resuelva su situación judicial en el marco de la investigación en la que se vio involucrada.El objetivo del gobierno es allanar la tarea de la Justicia para alcanzar la pronta aclaración de la actual situación”, se indicó desde el gobierno rionegrino en parte oficial de prensa.
“Asimismo, aceptó la renuncia de Alejandro Nahuelquín al cargo de Director de Políticas Sociales Tradicionalistas”, termina el escueto comunicado oficial.
(FOTO Diario Río Negro)

- Publicidad -