La localidad bonaerense de Stroeder cumple este miércoles 11 de noviembre 107 años de existencia y, por obra y gracia del COVID-19, su gente da otra muestra de su innegable abnegación con novedosas y creativas formas de festejarlo.
Por todos conocidos es que no pueden desarrollarse eventos ni fiestas ni conglomeraciones de público.
La Comisión de Festejos de Stroeder -que se formó cuando se cumplieron 100 de la fundación del pueblo y se mantiene con los años- no se quedó quieta con la aparición pandémica y aprovecha al máximo las nuevas tecnologías.
Un completo, emotivo y respetuoso programa de radio se desarrolla en una de las emisoras de la localidad desde hace unos meses, todo los sábados entre las 10 y las 13 horas y conducido por Raúl Jacobo, un entusiasta vecino que trasunta en cada nota, gesto o presentación su amor al pueblo.
Aunque Raúl es debutante en medios, no se nota para nada su inexperiencia que salva adecuadamente con un respeto indisimulado hacía los entrevistados, la música y testimonios.
Maestras rurales, ídolos deportivos, lecheros y panaderos, se fueron hilvanando en un retrato radial imperdible cada siete días.
Ese programa radial, con repercusión de oyentes en todas partes del mundo gracias a las redes sociales, permitió la difusión de rifas, interacciones y propuestas.
Además, como ocurrió desde el centenario, los vecinos engalanan sus frentes en un colorido mensaje de agradecimiento al pueblo que los cobija.
El día 11 de noviembre se preparan para una audición radial especial de 10 a 13 y otra netamente musical de 17 en adelante.
Sorteos, regalos, lágrimas y sonrisas no faltaran en la capital “del coraje y del amor”.
Stroeder ya no sólo es el pueblo al que nunca nada le vino de regalo.
Ahora también es el pueblo que enseña a festejar en plena cuarentena.

- Publicidad -