“Pienso en esos que recibieron un gran aumento en su sueldo (porque su básico no es el mismo que el roñoso nuestro) sin mover un dedo, sin acompañar, subestimándonos, haciendo oídos sordos a nuestros reclamos.. y encima lo dicen, lo recalcan”, publicó una enfermera de Stroeder en redes.
Débora Majt pregunta “que injusto es todo no? Que mal hecho el reparto, que malas personas nos rodean todo el tiempo y después los tenes que leer enojados porque les dan a los que menos tienen..y lo que ellos nos sacan a nosotros, no cuenta??”
“Eso está bien? De eso nadie habla?. Todo se sabe y todo se paga en esta vida”, finalizó.
La situación corrobora que se ha puesto de moda el término “empatía” pero su aplicación aún no se percibe

- Publicidad -