Stroeder, localidad del sur bonaerense, en el corazón del Partido de Patagones, sufre desde hace mucho tiempo la falta de agua potable.
El último verano la situación se tornó insoportable ya que el vital elemento no salía de las camillas días tras días.
Sucede que, aún sin altas temperaturas, nuevamente los vecinos del lugar sufren lo mismo.
Junto a reclamos y gestiones, también aparece el humor que no refresca ni sana pero ayuda a soportar la grave situación.

- Publicidad -