(ADURN·) Mientras los docentes universitarios pujan a nivel nacional para recomponer sus magros salarios, que en algunos casos superan apenas el salario mínimo vital y móvil (como en el caso de los docentes de dedicación simple), el Rector y sus funcionarios políticos buscan dar un manotazo para aumentarse más del 12% en el marco de la crisis sanitaria y socioeconómica.
El proyecto fue presentado sobre tablas, tratando que pase lo más desapercibido posible y sin debate, lo que no es otra cosa que una confesión de lo impresentable de la propuesta. Del Bello busca que el Consejo de Programación le apruebe un aumento que lo pone en pie de igualdad moral con los Jueces del Superior Tribunal de Justicia de Río Negro que, desoyendo las recomendaciones de la Gobernadora, se aumentaron sus ya, de por sí, abultadas remuneraciones. Ni los funcionarios del ejecutivo ni los legisladores, ni de nación ni de provincia, se aumentaron sus remuneraciones, entendiendo que el contexto amerita un ejemplo de los funcionarios mejor rentados antes que nadie.
Mientras tanto, el Rectorado no acepta reconocer mayores gastos a los trabajadores docentes y no docentes que se desempeñan en modalidad de trabajo remoto y la Obra Social de la UNRN está desfinanciada -lo que motivó que haya que reducir la cobertura de salud de los trabajadores de la UNRN. En este marco, un aumento como el propuesto es inadmisible.
Exigimos a las autoridades de la UNRN un poco de sensibilidad frente a la crisis socioeconómica que atraviesa nuestra provincia y el país, y que renuncien a mejorar sus salarios en este contexto.
(·ADURN:Asociación Docente Universidad de Río Negro)

- Publicidad -