Aunque es propia de una película de ciencia ficción y toda persona con un mínimo de cordura la rechazaría, la teoría de la conspiración contra Viedma adquiere ribetes de certidumbre.
Lo grave, que escapa a lo anecdótico, es el Coronavirus.
En estos días se instalan preguntas a manera de fuertes interrogantes:

a) Por qué no se promueve, apoya y ejecuta la donación de plasma en el hospital Zatti?
La propia doctora Iberó, la figura sanitaria excluyente en Río Negro, termina cada informe diario con la recomendación de donar plasma. El tratamiento se ha implementado en ciudades críticas desde la aparición del virus, especialmente Bariloche y Cipolletti, con excelentes resultados en cuanto a la baja de la carga de pacientes extremos con la consiguiente liberación de camas en terapia Intensiva.
En Viedma no se aplica.
Es más, se sabe extraoficialmente que en el propio hospital Zatti se desestima su uso.
El tratamiento a partir del plasma sanguíneo descomprime hospitales, mejora la atención en centros de salud -aliviana la carga laboral del personal involucrado-y, fundamentalmente, salva vidas.
La respuesta extraoficial es que “la OMS no lo recomienda explícitamente como tratamiento”

b)Por qué la provincia establece el Plan Detectar y no aparece Viedma en el mapa inmediato a pesar de ser hoy la tercera ciudad con mayor cantidad de casos?
La información oficial señala que “con el objetivo de fortalecer la búsqueda intensiva de nuevos casos de COVID-19, la detección y el aislamiento, el Ministerio de Salud pondrá en marcha el Plan Federal Detectar en toda la provincia. La primera etapa será en el Departamento de General Roca y se distribuirán 12.000 test rápidos. Con la llegada de los nuevos test rápidos que permiten tener resultados en minutos, adquiridos por la provincia y aprobados por la ANMAT, Río Negro pone en marcha el Plan Detectar en todo el territorio provincial. En la primera etapa serán 12.000 los test que se van a poner a disposición de los hospitales de la zona y luego se irá replicando en otras ciudades.
“Poder llevar adelante una búsqueda activa de casos nos facilitará llegar antes, garantizar el aislamiento y así disminuir la propagación y los contagios”, concluyó el ministro Zgaib.
Parece que Viedma es de otra provincia.
La llegada de cadetes con COVID a la escuela de Policía y la insistencia de la propia gobernadora y su gabinete de promocionar la llegada de turistas son otros sesgos para una teoría descabellada de una conspiración contra la capital provincial y su gente.
Muy descabellada
Pero sucede que la realidad siempre supera a la ficción.

- Publicidad -