Como pato de campo.
Así actúan los legisladores del Frente de Todos en Río Negro.
Este medio dejó pasar más de una semana esperando que alguno de los 17 diputados de esa fuerza opositora en la provincia se daba cuenta y hacían algo.
Pero no.
Demasiado ocupados estuvieron en tratar de “fraguar” una marcha por la lealtad en las redes y boicotear a “los cumpas” que querían movilizarse ( que se movilizaron igual a pesar de ellos) que no pueden siquiera hacer un pedido de informes por algo que molestó a vecinos de San Antonio Este.
Un simple hecho local, que debería zanjarse en el plano rionegrino, tuvo que hacerlo una diputada nacional.
Insólito.
La diputada nacional Ayelén Spósito realizó el pasado viernes 9 de octubre un pedido de informes a la Secretaría de Ambiente, Desarrollo Sustentable y Cambio Climático de Río Negro, para consultar acerca de los hechos ocurridos el 6 de octubre último, entre las 10 y 17 horas, donde se puedo observar a personal de la Municipalidad de San Antonio Oeste extraer conchillas marinas del ANPBSA.
O sea, desde Callao y Avenida de Mayo de CABA se hizo lo que debía hacerse desde Saavedra y San Martín de Viedma: la propia iniciativa confiesa el dolo político al dirigir el pedido de informes a una funcionaria provincial y no a una autoridad nacional.
El pedido de informe solicitado por la legisladora nacional se efectuó tras la denuncia pública realizada por la Fundación Inalafquen, que el jueves pasado advirtió maniobras de desmonte realizado por personal del municipio sobre una zona de la playa del Puerto de San Antonio Este.
La denuncia cuenta con pruebas fotográficas y fílmicas aportadas por los vecinos de la zona, quienes además reconocieron maquinaria perteneciente a la Municipalidad, como así a algunos dependientes locales que se encontraban realizando remoción de suelo, tarea que está terminantemente prohibida, por considerar a dicho sitio, un lugar de protección, ya que se encuentra dentro del Área Natural Protegida Bahía San Antonio, establecido por la ley provincial N° 2670.
Un hecho comunal, de un viaje de arena, lo debió exponer una legisladora nacional ya que los locales no pueden ni estornudar por los inconfesables acuerdos y pactos que tienen con el oficialismo.
Pedir explicaciones en San Antonio es pegarle a Casadei y pegarle a Casadei es pegarle al ala radical de JSRN y, como se sabe, esta muchachada del FdT tiene pavor de “molestar” al que paga.
Son, además, los riesgos de contar con un secretario de Bloque (que debe orientar políticas) admirador de Frondizi, el más grande traidor al peronismo en su historia de sangre derramada y persecución sufrida.
Una más de la patética oposición en la provincia.

- Publicidad -