(por UPCN Río Negro).-El gobierno nos convocó para hoy a una reunión por zoom con el secretario de Trabajo y el ministro de Salud. Pensamos que, como interlocutores válidos para negociaciones salariales, nos traerían propuestas sobre mejoras, en principio para los agentes de Salud y luego, también para los demás trabajadores de la Administración Pública pero, para sorpresa nuestra, nos reunieron solo para informarnos que ‘el ministro de Salud se reunió con los referentes de los auto convocados hospitalarios’. No sabemos aún si es una broma o una decisión oficial de tomada de pelo que nos llamen para informarnos que no le dieron nada a los auto convocados y que hicieron ‘caso’ a la miseria que aceptó el gremio minoritario (Ate) hace unas semanas.
Cuando el gobierno, conjuntamente con Ate, determinó el aumento en negro de $6000 para los agentes de la Ley 1844 y la Ley 1904, argumentaron la ‘escasez de dinero’ y el sentido ‘solidario’ de un aumento fijo, porque favorecía a los que menos ganan. Más allá de no compartir estos argumentos, reconocemos que no son tan disparatados desde el sentido común. Pero cuando los agentes del Poder Legislativo incrementan sus haberes en $14.000 remunerativos, o sea que sobre ese monto también se aplica el cálculo de los conceptos de antigüedad; zona desfavorable; título; etc., vemos que el argumento de ‘escasez de dinero’ deja de ser válido. Y cuando nos anoticiamos que el Poder Judicial recibirá un aumento porcentual, todos los argumentos de ‘solidaridad’ se caen de manera estrepitosa.
En este punto, desde la UPCN aclaramos que lo dicho en el párrafo anterior no es una invitación a nivelar para abajo, lejos de ello. Pero sí resaltamos que, una política coherente en tanto ‘solidaridad en períodos de escasez’, sería dar idéntico aumento a los tres Poderes del Estado o, en todo caso, a los agentes del Poder Ejecutivo, un 10% más, para empezar a igualar salarios de a poco. Eso sí sería justo y equitativo. Pero este gobierno conduce poniendo la luz de giro a la izquierda y doblando a la derecha. Mientras habla de ‘solidaridad’ relacionándolo con la ‘escasez de dinero’, le da el mayor aumento al que más gana, incrementando la brecha salarial que ya es enorme e injusta, porque a igual trabajo, unos cobran el doble que otros.
Señora gobernadora, los empleados de Salud y todos quienes trabajamos en el Poder Ejecutivo tenemos razón en nuestros reclamos. Le aseguramos que nadie quiere ‘quebrar’ a la provincia. No necesitamos reuniones vacías. Necesitamos que representantes de trabajadores y patronal nos juntemos a dialogar y establecer una genuina conversación en pos de buscar soluciones para los agentes públicos del Poder Ejecutivo de Río Negro.

- Publicidad -