“El gobierno no ve las necesidades de la gente y seguirá sin verlas si lo respaldan gremios entreguistas que sigan aceptando ‘propuestas’ a la baja, bonos y demás modalidades que nos están dejando con salarios de pobreza a los rionegrinos que prestamos servicios en el Estado”, señala un comunicado de UPC Río Negro.
El gremio, previo a la reunión de mañana, le envió una carta a la gobernadora planteando la realidad de los trabajadores y trabajadoras de la administración rionegrina que a esta altura merece un “análisis serio dado el deterioro de la propia condición social del trabajador, hoy desvalorizada a extremos”.
“Le solicitamos que la reunión sea para discutir salarios, que no sea un circo y que “el gobierno empleador busque alternativas financieras y deje de ajustar su déficit administrativo a costa de la comida y el bienestar de nuestras familias”. Desde la UPCN reclamamos que la recomposición sea en porcentaje, no en bonos ni en sumas no remunerativas y que no sea menor al 50% para todos los agrupamientos y categorías. Según los datos oficiales, la depreciación del salario alcanza, en promedio, el -62%. Así, un trabajador que percibe hoy un haber mensual de $32.000 debería estar recibiendo $52.000. Esta diferencia es exasperante y marca también una ofensa hacia la dignidad personal y colectiva de los trabajadores y trabajadoras, quienes, ni aun teniendo empleo, pueden garantizar la comida mensual de sus hijos sin endeudarse”, explican en la misiva.
UPCN propone definir pautas de recuperación del salario que sean inmediatas, no dilatar el cobro a noviembre y o repartido en cuotas y, considerando el inminente vencimiento de los decretos de necesidad y urgencia que congelaban alquileres y servicios y la depreciación del peso con el consecuente impacto sobre el costo de vida, se hace necesario planificar instancias de diálogo periódicas, serias y consensuadas para abordar recomposiciones que condigan con la realidad económica que deben enfrentar los trabajadores y trabajadoras mes a mes.
“También expresamos públicamente nuestro acompañamiento a los reclamos salariales de los agentes de Salud, a quienes les toca enfrentar en este contexto de pandemia circunstancias dramáticas. Solicitamos la mejora de las condiciones laborales para enfrentarlas y el merecido reconocimiento salarial a quienes se exponen día a día frente al flagelo del COVID-19”, agregaron.
Concluye con que “no más bonos. No más deterioro de nuestros salarios. Los trabajadores necesitamos que el gobierno escuche nuestros problemas, dialogue, ejerza la democracia más allá de los períodos eleccionarios. Los trabajadores y trabajadoras necesitamos un incremento real, no un parche”.

- Publicidad -