La ahogada voz de la doctora Fedorco, reconocida profesional de la Salud y sanitarista de la capital rionegrina, retumbó en cada rincón del país en esta segunda semana de septiembre del 2020.
Su contacto estrecho en el frente de batalla contra el Coronavirus le otorgan todo el respaldo a sus dichos que, por lo demás, emocionaron a cuanto argentina y argentino se hayan detenido frente a un televisor a escucharla.
Concreta, como lo saben hacer aquellos que enfrentan la muerte cada día
Simple, como es el legado de la salud pública en este bendito país.
Y tajante, como son las estadísticas y los datos crudos de la realidad.

Viedma.17-08-20.Caravana anti cuarentena en el 17A.
Foto: Pablo Leguizamon

Sin embargo, el odio obnubila y ciega
Dos días después de los dichos de la doctora Fedorco y en la misma semana en que Viedma llegó al pico de los contagios y está a sólo cinco camas de colapsar y con el personal hospitalario al límite, un
a nueva marcha “anticuarentena” desfiló por algunas calles de la ciudad capital provincial.
Y se acentúa el termino, “desfiló”, porque la caravana suele recorrer sólo la Costanera – de cabo a rabo-, la 25 de mayo, pasar por en frente de Casa de Gobierno y luego recorrer las dos arterias del “histórico” centro: Garrone hacía allá y Buenos Aires, para acá.
La primera observación entonces es que esa “marcha” anti no va a los barrios.
Raro.
Si lo que está en juego en este país son las libertades -según su óptica-,cómo no ir a decirselo cuan “iluminados” que son, a los humildes de la periferia.
En ralidad, esa caravana no irá nunca a “los barrios” porque quienes allí habitan suelen ser, en cualquier caso, personal doméstico o peón sin recibo ni aportes.
La otra pregunta sería en qué agrede la obligada contención de estos días a la señora que llevaba la bandera en el auto que encabezó la marcha sabatina en Viedma?
En nada.
Ni a la del segundo auto.
Ni al tercero.
En pose con la verdad, la cuestión es el odio.
Si algo generó el gobierno de Macri en cierto sector argentino es la impaciencia: con Macri supieron que pueden ganar por las urnas, pero no asumen que puedan perder y ello los apura, los amontona, los retuerce en rabia.
Poco les importa a ellos la cantidad de contagios y que ya son 13 los muertos en la Comarca.
Ellos creen que a su clase no les toca y, de cualquier modo, el tema es ese “Alberto” que pareía de ellos y se terminó yendo con la “Kretina”.
Dueños de los campos más caros; socios de las prepagas más renombradas; cursantes de la bella época de unos pocos universitarios, no pueden sino manifestar su rechazo.
No a la cuarentena
Tampoco a una fase 5 que, digamoslo claramente, en Viedma es demasiada flexa para 13 óbitos.
Azuzados por la agenda mediática, ya vendrán con su “patria” a cuestas a retumbar sus bocinas en otro “banderazo” de argentinidad.
Mientras tanto, Dra Fedorco, perdónelos…
No lo hacen por malos.
Lo hacen por odio y, ya se sabe, el odio nunca sabe lo que hace.

(FOTOS Archivos Diario Río Negro y NoticiasNet)

- Publicidad -