Una mamá y abuela que vive en el barrio Alvarez Guerrero de Viedma, contó en EL TENDAL por FM Signos de Viedma cómo es convivir con el virus que puso en jaque a la humanidad.
“Lo peor fue darse cuenta que estás lejos del otro. Que viene gente a mi casa adejarme cosas en la puerta y no puedo agradecerle con un beso o un abrazo”, confesó esta vecina del también llamado “loteo Silva”.
El virus entró a la familia a través de una de sus hijas “que realmente no se sabe bien cómo se lo contagió” y que ahora lo padecen otros dos integrantes del núcleo familiar.
“Nosotros hemos analizado paso a paso todo, cada acto y cada cosa que se hizo y llegamos a la conclusión que el vehículo de contagio fue el mate”, explicó en la emisora
Una familia de trabajadores que está en el límite ya que allí se vive con “la diaria”.
“Recibimos el apoyo y la ayuda de muchos, pero realmente esta situación te pone ante una encrucijada”, explicó.
La también abuela durante gran parte de la nota pidió que “tomemos conciencia de lo que significa este virus. Los contagfiados son jóvenes y realmente la pasaron muy mal, especialmente en cuanto a la respiración”.
“Todos tenemos que cuidarnos mucho”, indicó al tiempo que llamó la atención sobre una reconocida empresa, tal vez la más grande de todos, famosa por ser un verdadero monopolio en la región.
“Llamaron a uno de los muchachos diciéndoles que si no iba a trabajar lo echaban. Eso es terrible”, agregó.
Por esa razón, sumada a cuestiones de forma, se preserva nombre y dirección. Sería un atropello que la amenza se cumpliera y que las autoridades no hicieran nada al respecto.

- Publicidad -