Autoritarismo. Apoyo a un funcionario de la dictadura y rechazo a un reconocido por Cristina. Cobijo de violentos de Género y ataque a los trabajadores en organismos nacionales. Teléfonos apagados para las compañeras y mujeres e funcionarios de JSRN en puestos claves. Ni Alberto Ni Cristina deben estar enterados de cómo en Río Negro los usan y defenestran
Lo ocurrido durante la Pandemia con el Frente de Todos en Río Negro es tan incongruente que llama a resaltarlo.
Obvio que son los votantes de ese núcleo quienes deben hacerse cargo, pero si se trata de ayudar al presidente Alberto Fernández en esta rara hora que le toca vivir, flaco favor le hacen quienes cobran con su sello en Río Negro.
Dejaremos esta vez al “pícaro” legislador del brazo enyesado, en lo que fue la cura de una luxación más larga en la historia de la traumatología, (y un raro domicilio neuquino) para enumerar algunos ítems que ni el antiperonismo más recalcitrante podría imaginar.
A saber:
Lo insólito: que un gremio estatal denuncie que una funcionaria supuestamente “peronista” no los atiende como el caso nada más ni nada menos que la titular de la ANSES Viedma. No sólo eso. Denuncian que coarta el cálculo previsional de una trabajadora a punto de jubilarse para poner a “una amiga” en el lugar. Según pudo saberse, debe ser alguna amiga cercana a cierta tendencia liberal, ya que las “compañeras” indican que a ellas no les atiende el teléfono.
Lo grave: en un organismo de Viedma nombran a alguien que ya estuvo y se fue con una denuncia penal por abuso y violencia de Género.
Lo absurdo: el FdT no cubrió ni la mitad de los lugares que existen en organismos nacionales en Viedma y buena parte de la provincia. Permitieron incluso que Weretilneck se quede con la clave Dirección de Trabajo, Becas y Generación de Empleo del Ministerio de Trabajo de Nación en Viedma a manos de la esposa del actual Secretario de Trabajo de JSRN. Ignotos militantes peronistas rionegrinos ven cómo los macristas siguen manejando muchas oficinas en lo que se entiende un guiño evidente a Pichetto y su gente. Ello, sin detallar puntos y “favores” pagados en JSRN a quienes realmente “rompieron” para beneficiar a Arabela en el resultado electoral
Lo incongruente: el bloque de legisladores del FdT en la Legislatura de Río Negro rechazó nombrar al Mirador de Punta Bermeja en La Lobería como “Antonio Torrejón” por haber estado en la dictadura -aunque la propia Cristina Fernández de Kirchner lo homenajeó en vida- y levantaron la mano y aprobaron por “unanimidad” la Declaración de Interés provincial a un programa de televisión que conduce un funcionario de la Dictadura en la provincia, famoso por haber estado cuando se tirotearon las orcas sin entender que comían lobitos no por malas sino por el propio circulo de la naturaleza. Aún una de las orcas, un macho llamado Bern, sigue luciendo su aleta dorsal partida de lado producto de la balacera. Patalean por alguien que en los 70 estaba a mil kilómetros y acompañan a lo que pasó a la vuelta de la casa. No es ignorancia. Es complicidad.
Lo patético: hicieron cola legisladores y concejales para condenar lo hecho por la policía bonaerense. No se leyó una línea sobre el mismo atropello institucional realizado por “la rionegrina”. Como dice Perón en su “Manual de Conducción Política”: “Hay placares repletos de muertos pestilentes”.

- Publicidad -