(Por Ricardo Carlovich) Las sociedades nunca terminan de cerrar sus heridas. Ya sea por imposición o por mandato cultural, cada víctima, cada hijo que deja su vida en su construcción, son máculas diminutas pero latentes en el gran árbol de las comunidades.
Cuarenta y cinco años después del derrotero de pólvora, sangre y muerte de la Triple A (Alianza Antico9munista Argentina), tristemente célebre organización parapolicial orquestada desde los círculos cercanos a López Rega y que sembró el terror durante el gobierno constitucional y luego fue parte de los grupos de tareas de la Dictadura cívico-militar, un juicio histórico se lleva adelante en los tribunales federales de Bahía Blanca.
“La Patota de Ponce” -por estar bajo la conducción y protección de los hermanos sindicalistas bahienses- y su enquistamiento vía Remus Tetu en la Universidad Nacional del Sur está en el banquillo.
Claro que son sólo cuatro y por video conferencia desde sus hogares, los inculpados y se les pide explicación por 24 asesinatos.

Gladys Elvira perdió a su compañero, José Suracce, en esos años de muerte y terror y declaró este 1 de septiembre desde Viedma.
“Es un recorrido doloroso, pero necesario y en algún punto también es reparador”, dijo Gladys en EL TENDAL por FM Signos de Viedma.
Agregó que “se trata de llegar a una sentencia que, tarde muy pero muy tarde, haga Justicia. Es casi medio siglo, cuesta recordar, hay que recorrer mucho camino en la memoria, atar cabos, pero es liberador. Es un camino que se cerrará el día de la sentencia”
“Es el primer juicio a personeros de la Triple A que se hace en Bahía Blanca”, afirmó Gladys y recordó que fue “Néstor Kirchner quien en el año 2006 declaró a los crímenes cometidos por las Tres A entre 1974 y 1975 como “crímenes de lesa humanidad”.
“Recién a partir de ese año pudieron comenzar a armarse esas causas, porque además antes de la declaración, esos crímenes estaban prescriptos”, informó y simbolizó que “14 años llevamos preparando el aparato judicial para llegar a esta instancia”.
“Es muy difícil en medio siglo recorar detalles. Es complicado juzgar un hecho que pasó hace 45 años”, aseguró.
Gladys había señalado ante el Tribunal Oral Federal de Bahía Blanca que “estos crímenes que fueron crímenes políticos en 1974 y 1975, hoy son historia y es necesario e indispensable aportar – y por suete la mayoría de los testigos lo hacen- desde el contexto que se vivía en esa época”.
Indicó que “es central repasar, leer, analizar la historia de ese tiempo. Todo esta probado, Estáprobado que la filial Bahía Blanca de la Tres A era la patota de Ponce. Está escrito e investigado”
“Las caras de hoy no son las mismas que las del 75. De hecho nos localizamos compañeros que en estos 45 años no supimos nada uno de otro y a la imagen de hoy no los reconozco. por eso es tan importante todo lo que ya está escrito e investigado”
En el juicio hay má de 90 testigos ante un Tribunal “muy respetuoso para con los testigos. Da lugar a la palabra y a la reflexión sin restricciones. En ese sentido se está desarrollando bien”.
“Espero una sentencia aleccionadora y ejemplificadora. Es la única manera de acabar con la impunidad”, señaló Gladys Elvira en el 90.9 de FM Signos y reconoció que “muchos testigos son de Bahía Blanca y conviven con los asesinos. Lo han hecho durante 45 años y han manifestado sus dudas, su miedo a declarar”
“Estas cosas la Justicia tiene que repararlas rápidamente”, concluyó.

- Publicidad -