(Por Graciela Valdebenito*).- He leído con asombro que las autoridades del partido Kolina -que preside la legisladora María Inés Grandoso- cuestiona la inversión que viene desarrollando la Provincia en el sistema de salud rionegrino. Y para desasnarlos, paso a contarles:

Este repaso tiene como soporte mis más de 35 años de trabajadora de salud en el hospital de Viedma, Artémides Zatti, lo que testimonia que mi experiencia excede la pretendida crítica de un partido político del que desconozco su autoridad en materia de salud pública.

Debo expresar en principio que, decir que el sistema de salud de Rio Negro carece de políticas sanitarias, es desconocer desde adentro el sistema, y más precisamente la actividad adentro de un Hospital. Dicho esto, contextualicemos el debate: Estamos en una pandemia que devastó al mundo, es decir que estamos en emergencia sanitaria, por lo que no existen dudas de que este momento que estamos atravesando es grave.

El sistema de salud pública mundial se encuentra frente a una de esas experiencias históricas, de esas que obviamente ningún gobierno ni ningún pueblo quisiera transitar (como ocurrió en otros tiempos), pero irrumpió ahora y es lo que nos toca. Es por ello que hemos asumido la responsabilidad, como gobierno elegido por la voluntad mayoritaria de las rionegrinas y los rionegrinos, de afrontar esta pandemia con gestión, capacidad técnica y los recursos apropiados. Así y todo, no alcanza. Pero no es atribuible a la falta de inversión ni de voluntad política, sino a la dinámica del virus que es altamente contagioso y, en escalada y pleno pico como estamos ahora, rompe los esquemas como ya ocurrió en los países más ricos del mundo cuando les tocó enfrentar el momento en el que está América Latina.

Hemos experimentado todos estos meses un proceso en el que la incertidumbre ha estado siempre presente, no sólo en nuestra provincia sino en nuestro país y en el
mundo. Se escucharon múltiples voces diciendo primero “el virus no va a llegar “, luego “ya veremos cómo evoluciona”, “hay que prepararse para lo peor”, como tantas
otras.

Frente a esta situación, nuestro gobierno tomó rápidamente decisiones que incluyeron no sólo el trabajo hacia adentro del sistema sanitario rionegrino y con otras áreas del
gobierno, sino también la tarea de articular de manera permanente con el Ministerio de Salud de la Nación. Nuestro gobierno promovió el trabajo territorial con las distintas zonas sanitarias y sus respectivos hospitales y centros de atención primaria, así como la conexión con los estados municipales de manera de informar y difundir las medidas de prevención y cuidado de la salud a toda la población rionegrina, con el objetivo de evitar la circulación del virus.

También se logró:
-Instalar cuatro laboratorios para realizar testeos de Covid, que implicó además la capacitación al personal y adaptar la infraestructura que se tenía para su funcionalidad. Esto significó reducir los días de espera para los resultados y la ansiedad y estrés que este tiempo de espera genera en el paciente, la familia y los trabajadores y las trabajadoras de la salud.

-Con relación al recurso humano ingresaron a la fecha más de 400 trabajadores entre médicos, enfermeros, servicios de apoyo, bioquímicos, psicólogos y otros
agentes como choferes, agentes sanitarios.

-Con el fin de aumentar aún más la capacidad instalada y reforzar la red de derivaciones se llevaron a cabo convenios con el subsector privado y de las
obras sociales, así como con el sector hotelero.

-Se realizó y se continúa con un programa de capacitación y adiestramiento permanente a todos los trabajadores y trabajadoras de la salud, desde el primer nivel de atención hasta la terapia intensiva. Desde el área de salud mental se planificaron dispositivos de contención y acompañamiento a los trabajadores y trabajadoras.

-Los comités hospitalarios de bioética (CHB) han tomado un rol significativo, interviniendo de modo activo en la toma de decisiones.

-Se llevó adelante una estrategia en el marco del plan de vacunación anticipada con gripe y neumococo, que puso foco en el grupo de mayor vulnerabilidad como son los adultos mayores, aplicándose un número de vacunas récord en relación al año anterior.

Podría seguir enumerando inversiones que se han realizado en los distintos hospitales, como el de Viedma, donde se han readecuado las salas para la ampliación de camas UTI, con más de 1 millón de pesos de inversión. La demagogia política habla de respiradores, ahora bien… sabrán lo que es tener un respirador y lo que eso implica? Señores y señoras de Kolina, no es una cama y un respirador, hay una logística en obras y recurso humano capacitado.

Nuestro sistema estaba preparado porque gracias a este Gobierno de Juntos Somos Río Negro, durante todo su período de gestión, ha logrado robustecerlo con inversión en infraestructura edilicia como la remodelación del hospital de Bariloche, la ampliación de los hospitales de Viedma, Los Menucos, Campo Grande, Choele Choel, Ingeniero Huergo, Comallo, la construcción a nuevo del hospital de Allen, el de Catriel, y el mejoramiento de distintos centros de salud de muchísimas localidades. Incluso varios de ellos hechos a nuevos. En total, la provincia cuenta con más de 190 centros asistenciales.

Puedo sumar en el recuento a la neonatología de General Roca con una superficie de 1.065 metros cuadrados, equipada con tecnología de última generación como un ecógrafo de alta resolución, Rayos X, sillones odontológicos, equipo de video laparoscopía, equipamiento que también están en distintos hospitales de Río Negro.

Fue este gobierno el que instaló cuatro tomógrafos, uno en cada hospital de cabecera, para disminuir el costo social que implicaba hacerse una tomografía en esta provincia.

Ahora yo me pregunto… si no tuviéramos un sistema que género en tan solo 8 años políticas públicas de salud claras para mejorar la calidad de atención de los ciudadanos rionegrinos, cómo es posible que este sistema que tanto critican no se vió estresado por más de 150 días que llevamos de pandemia? Porque si hacemos comparaciones con otros lugares del país, algunos no pudieron sostener ni una semana con actividades flexibilizadas y tuvieron que volver a restringir la circulación de la gente.

Como trabajadora de la salud, y de mucha experiencia territorial debo decirle a los amigos de Kolina que nunca vi una política de salud como la que se lleva adelante en Río Negro desde los últimos años. Es fácil estar afuera y criticar, claro. Pero qué aporte hizo la legisladora Grandoso más que hacer declamaciones teóricas? Parece que no escucha a su Presidente y por eso le recuerdo que estamos en una crisis sanitaria, económica, social inusitada provocada por la pandemia del Covid-19.

Nuestra provincia viene trabajando codo a codo con el Ministerio de Salud de la Nación y se fue organizando junto a ellos estrategias dinámicas de abordaje de cada una de las situaciones dadas en la provincia. Es un trabajo diario, el cual se nos reconoce. Por eso, les pido a los que salen a criticar al sistema de salud, que no se olviden que si hay algo que les molesta a los trabajadores es que se pierdan en críticas, dado que ellos son la columna vertebral del sistema, y hoy más que nunca es a ellos a los que tenemos que cuidar, pero no con críticas sino con responsabilidad.

Por último, les pido que no politicemos una pandemia. Ya llegará el momento de hacer política partidaria.

*Legisladora, Juntos Somos Río Negro.

- Publicidad -