Enrique Ferrari, militante de los años 70 y autor del libro “Evita Montonera” ratificó que los hermanos Héctor y Ricardo Angos lo amenazaron en al menos dos oportunidades durante los años de plomo y que “Cacho” no es amigo mío. Yo no soy amigo de un botón” y agregó: “el que fue de un Servicio de Inteligencia está vinculado al Genocidio”

La entrevista, realizada este viernes 28 de agosto, a casi un año de un artículo que enojó tanto a Angos y por el cual acusó de “mentiroso” al periodista que lo informó, adquiere un enorme valor histórico.

“Muchas veces los libros hablan de las cosas que pasan allá arriba y el pueblo queda abajo”, dijo Ferrari.
Recordó que “todos nos fijamos en nuestra historia y aquellos que tuvimos la oportunidad de ver y leer sabemos lo que decimos”
“Yo ni sabía que Angos se llamaba Héctor Juan. Siempre fue Cacho y lo conocí quizás durante la dictadura de Onganía. La respuesta política en ese momento en Bahía Blanca no digo que fue el Movimiento Nacionalista Tacuara, pero cuando a tu casa no llega el peronismo ni el comunismo, vos te metes en donde podes”, contó Ferrari ubicando la situación.
En una extensa nota que también refirió a la actualidad política, el autor señaló en EL TENDAL que “todos estos muchachitos nos reuníamos en política y luego hacíamos lo que se llamaban los asaltos para bailar un rato”.
“Lo que pasó después, en los 70, es que cada uno fue más grande y tomó el camino donde quería estar.
En 1973 fui a la UOM de Quiroga (NdR: Unión Obrera Metalúrgica, por esos años muy identificada en Bahía Blanca con la derecha reaccionaria peronista) porque me había mandado la conducción de la tendencia Peronista a buscar un dinero que se nos iba a dar para una movilización. En mi libro lo cuento. Cacho Angos era el que le pagaba a la gente y estaba atrás de la Caja. Muy sueltito de cuerpo adelante de toda la gente que estaba dice “este compañero es de los que traicionan a Perón” y no sé cuantas otras barbaridades dijo” afirmó Ferrari y puntualizó:
“Esa persona,como buen botón, no puede ser amigo personal mío”

“Ahora, si vos buscas en la lista (de los agentes de inteligencia encubiertos para las Fuerzas Armadas) figura un tal Scarpone. Ese Scarpone, Eduardo cuando volvió la democracia me encontró un día y me dijo que si necesitaba algo ellos en bahía Blanca me podían dar una mano. Por supuesto que le dije que no”
“Alguien que es botón; alguien que es servicio no es amigo mío. Por una cuestión simple y no se trata ni de revolucionario ni nada por el estilo: alguien, un civil, que estuvo en un servicio de inteligencia está vinculado con lo que es el genocidio”, aseveró.
Exclamó Ferrari que “no jodamos con eso de que o no tuve nada que ver. Si estuviste, sabes”
“Cacho Angos no es amigo mío y su hermano, Ricardo, me amenazó con un 38 en una confitería de Bahía Blanca. No sé qué pasó. Si no quiso o no pudo, pero por eso quizás hoy puedo estar contando lo que cuento
Esa gente no es amiga mía”, insistió en el 90.9 de FM Signos
Nadie pudo imaginar ni comprender cómo tipos que habían vivido con nosotros, jugado al fútbol con nosotros, se terminaron transformando en unos asesinos, criminales
Narró también que “hace unos días en Mar Del Plata le dieron cadena perpetúa a Osvaldo Zieppe, que todos conocíamos en Bahía Blanca como “Osvaldito”, que jugaba al rugby con nosotros cuando teníamos 20 o 22 años. El terminó en el Genocidio; yo en otro lado”
Insistió con que “todos nos conocíamos. Muchos compañeros pensábamos un país”.
“La vida es corta, pero en nuestra tozudez sigo creyendo en la liberación y debo ayudar a construir las herramientas para que así sea”, aseguró

Beto Ayala

Enrique Ferrari también le dedicó un tramo de la entrevista en FM Signos e Viedma a la figura de Héctor “Beto” Ayala, cuyo nombre llevará una plaza de su querido barrio Santa Clara de Viedma según lo aprobado esta semana por el Concejo Deliberante de Viedma
“Hablé con el “Beto” Ayala, a quien conozco muy bien. Es un orgullo que una plaza lleve su nombre. Incluso le dije: Beto, tanta gente que no puede tener un terreno y vos tenes una plaza!!!”
“Es un compañerazo”, concluyó

- Publicidad -