“Si, debo asumir que soy un animal de radio. A los 11 años hice mi primera nota y a los 15 le hice un reportaje a Perón.Si. Soy un animal de radio”

La voz de Mario Sarlangue, periodista, locutor, animador, conductor de enorme valía radial, se hizo eco en el aire de la comarca Patagones Viedma al cumplir la Radio 100 años de vida.
“A partir de ahí no pare nunca más”, narró en FM Signos y para EL TENDAL.
Creador de éxitos, como “Los Radioalmuerzos”, un clásico “que hice por más de 30 años en distintas ciudades y emisoras”.
“Los radioalmuerzos me dieron enormes satisfacciones. De hecho, recibió 7 Martín Fierro junto a otros premios y reconocimientos”, afirmó y agregó que “hemos grabado más de 6.000 invitados”
Algo sencillamente insólito: comer al aire en un programa de radio transformándolo en éxito.

Sarlangue, oriundo de Tres Arroyos, trabajó en Necochea, Mar del Plata y, fundamentalmente en La Plata, aunque su profesionalidad y calidad lo llevaron a Paris, a Roma (El Vaticano) y a crear enormes éxitos radiales.
“Vengo de la cinta abierta y el cassette en punta. Siempre volví locos a los operadores con señas. Llegué a tener 116 efectos distintos con música y sonidos”, relató.
“Mi primera nota fue en una edición de la Fiesta Provincial del trigo en Tres Arroyos a Enrique Dumas. Tenía 11 años. Después Necochea, Mar del plata y la Casa de Cultura en París, Llegué incluso hasta la cadena internacional de noticias CNN”, explicó con sano orgullo
Sarlangue afirmó que “la radio es un eterno aprendizaje” y dejó detalles de su estadía prolongada en El Vaticano
El conductor de eventos y fiestas también supo marcar un hito en esa faceta que ya se va perdiendo en escenarios y tablones.
“Hicimos mucho tiempo Cenas Shows con Adrian Rocha, otro enorme locutor”, rememoró.

Su reflexión sobre la Radio:
“En otro tiempo estuvo de moda un tema que se llamó “Bailarina de Cajita Musical”. Desde nuestro lugar te diría que nosotros somos bailarines de Cajita Musical.Se abre esa cajita y se plantea una cadencia que nos hace bailar al ritmo de ese reloj y no nos muestra mucho si estamos tristes, mal, deprsivos. Cuando esa cajita se cierra aparece el hombre o la mujer que trabaja en radio y que sufre y siente como cualquiera. Sin embargo, yo creo que tiene un alto componente altruista estar en una radio. Cuando se hace con la profunda vocación que en nosotros se reconoce. Cuando ello ocurre se llega a gente que uno no sabe nunca dónde está, quién es, bajo que circunstancias está, si ha comido o no, si sufre o rie, si está por dormirse o llega de trabajar”, dijo.
“Para mi la Radio- pese a que la han intentado matar muchas veces- seguirá siendo el Medio de Comunicación por autonomasia; a punto tal que hoy en Estados Unidos ante la llegada de la Tormenta “Laura”, la recomendación es “apague celulares; desconecte artefactos pero mantenga encendida la radio”.
Mario Sarlangue, simplemente, “un animal de Radio”

- Publicidad -