Un hombre que cumplía tareas de peón rural para una empresa agropecuaria limpiaba un canal de riego y sufrió un accidente que le provocó un traumatismo en la región dorso lumbar.
La noticia judicial se concoció justo el día en que IDEVI informó oficialmente el inicio de la limpieza de canales en este año.
El trabajador se encontraba contratado de acuerdo a las previsiones legales, por lo que fue atendido por Prevención ART S.A. Se le hicieron estudios complementarios por imágenes y fisioterapia hasta el alta médica. Luego, la Comisión Médica ponderó su incapacidad en un 6,10 por ciento.
Este porcentaje para el trabajador no representa las secuelas que padece, y por ello entabló una demanda judicial.
En el expediente, el perito dejó constancia de que el trabajador padeció un accidente de trabajo que le provocó un traumatismo en la región lumbar, con dolor posterior. Seguidamente, el médico afirmó que el trabajador “presenta una limitación funcional a la flexión y rotación a izquierda, contracturas paravertebrales a predominio izquierdo”.
Los jueces laborales de Viedma, tras analizar la totalidad de la prueba, resolvieron elevar al 13,35 por ciento el porcentaje de incapacidad que padece el trabajador. Como consecuencia, ordenó a Prevención ART S.A. que proceda a calcular y abonar las prestaciones dinerarias por incapacidad definitiva de acuerdo con el porcentaje de incapacidad aquí reconocido.
La causa no hace otra cosa que demostrar la persistente endeblez con que trabajan los rurales argentinos, aún en el IDEVI

- Publicidad -