“Desde el gobierno de Viedma siempre dijimos que no vamos a dejar que la política de tierra y vivienda quedé atrapada entre las lógicas de las tomas y de los negocios inmobiliarios”, indicó el jefe de gabinete de la comuna, Marcos Castro.
El segundo del ejecutivo municipal expresó que “no se trata sólo de una expresión de campaña, el intendente Pesatti tiene la firme decisión de actuar contundentemente y sin vacilaciones sobre esta problemática”.
A raíz de la situación generada por las últimas tomas, algunos vecinos y vecinas conformaron la Mesa de Barrios Populares, integrada por grupos de ocupantes de terrenos y referentes de algunos de los barrios populares de Viedma.
Al respecto, el jefe de gabinete municipal, agregó que “necesitamos distinguir con claridad la diferencia entre un barrio popular y una toma ilegal. Viedma tiene registrados barrios populares a través del RENABAP (Registro Nacional de Barrios Populares) como los barrios El Progreso, Puente Viejo, Unión, entre otros. Todas las personas que lo habitan, oportunamente fue censado y tienen dos derechos fundamentales que son la regularización dominial de las tierras y la gestión de servicios, ambos puntos se trabajan y gestionan desde los gobiernos locales con el gobierno nacional”.
Castro agregó también que “en el caso de las tomas, se trata de ocupaciones judicializadas ya que los dueños de los terrenos han realizado las denuncias en la fiscalía competente en el tema. El municipio ha sido citado a diferentes audiencias para manifestar la problemática e informar cómo se está trabajando en el tema”.
El concepto de Barrios Populares, surge desde la aprobación de la ley N° 27.453 que reconoce la titularidad de dominio sobre terrenos en los que viven desde hace años familias de sectores populares, que hasta ahora sólo contaban con una posesión precaria de esas propiedades. Además, está ley permite que estos barrios soliciten la instalación de los servicios básicos y esenciales.

- Publicidad -