Está confirmado: el barco hundido, uno de los puntos emblemas de la Costanera de Viedma, cruza a Patagones.
Nadie lo ve, pero en estos días cruza sigiloso.
No está en la pluma de Marcial (pregunta: por qué políticos y abogados tienen tantas ínfulas de periodistas? La comarca, llena)
Tampoco en la barba candado del Fischer puritano
Está en el Concejo Deliberante de Patagones.
Cómo en el restaurante concesionado por 10 lomitos durante administración boina blanca, pretenden ahora ventajas del ingeniero ganadero
La ecuación es sencilla: no pagar y aprovecharse del Estado que luego se desdeña con la pluma
Huyan maragatos!! El barco hundido ya atraca en su histórica ribera..

- Publicidad -